Autorretratos que surgen de manera involuntaria al no tener a su disposición a alguien que hiciera de modelo las 24 horas del día, conforman la propuesta de la fotógrafa española Yanire Fernández. Nacida en Valladolid, la artista de 24 años, descubrió que la mejor manera de expresar lo que lleva dentro es situándose delante y detrás de la cámara, generando imágenes intimistas que juegan con las emociones, creando irrealidades, tensiones e historias que representan sus sentimientos, inquietudes y conflictos internos.

© Yanire Fernández

Durante su paso por la Escuela de Arte de Valladolid, Yanire se reconcilió con el dibujo, pero lo más importante no le ocurrió dentro de las clases sino fuera: una compañera la invitó a aprender fotografía analógica en una asociación juvenil. “Me enamoré del momento de capturar, del revelado, el cuarto oscuro, el laboratorio, el olor de los químicos, la luz roja, lo rápido que vuelan las horas allí dentro; decidí que tenía que seguir con ello, que lo mío no era ni dibujar ni modelar, necesitaba poder crear a partir de la luz”, dice Yanire. Su galería de Flickr, es un buen lugar para observar la evolución de su trabajo. “Está claro que el plato fuerte han sido los autorretratos, son por así decirlo, lo más demandado por la gente que te sigue. El cuerpo es un arma muy potente en cuanto a expresividad, pero hacer lo mismo con objetos, o lugares cotidianos, es el próximo paso”, explica.

© Yanire Fernández

© Yanire Fernández

Por el momento, la acompaña en esta travesía su cámara actual, una Nikon D90 y tres objetivos, un 10-20mm, 50mm, 18-105mm; además de flashes y cámaras analógicas de 35mm y de medio formato. Justamente este verano Yanire retomará el reportaje social de ceremonias de boda, “quiero darle un giro a mi manera de ver esta costumbre que para mí es realmente aburrida y sistemática”, señala. A largo plazo, Yanire está interesada en experimentar la escenografía y la dirección de fotografía. “Quiero ser polivalente y autosuficiente ya que me gusta controlarlo todo, y lamentablemente trabajando con más gente eso se complica, por eso prefiero aprender todo lo posible en un espacio íntimo con muy pocas personas”, comenta la artista encantada con la idea de experimentar con nuevos materiales y aunar disciplinas que no llevan entre manos una cámara de fotos, sino pinceles, carboncillos, soldadores o cinceles.

© Yanire Fernández

© Yanire Fernández

Enlace: yanirefernandez.wix.comwww.flickr.com/photos/yanyel_88

No Hay Más Artículos