Las fotografías de Sonia Marpez son conversaciones mudas, instantes capturados despacio, con la quietud que otorga el buen hacer del que espera encontrar algo sin buscarlo. Cada imagen es un sentimiento que nace para ser observado con el tipo de música que uno tiende a escuchar cuando está solo. Al pensar en ella me viene inmediatamente a la cabeza una afirmación aplastante: “Sus imágenes son parte inseparable de una sensibilidad que se encuentra en ciertos pájaros nocturnos”.

© Sonia Marpez

Tal vez por eso asocio a Sonia con la mirada de alguien que crece a base de intuiciones. A pesar de que no me gusta comparar, debo admitir que su aprendizaje se parece al de Francesca Woodman, ambas son mujeres que juegan y amplifican fronteras interiores, que experimentan sin pautar sus límites. Eso es necesario, hoy en día la silueta se adorna, se magnifica el disfraz, las personas tienden a ser o a construir historias que las alejan de sí mismas. Es así como ella desnuda los contornos y los sostiene en un blanco y negro que atrapa e hipnotiza. Creo que es el mejor momento para conocerla, para verla crecer y seguir sus pasos desde la distancia de quien sabe admirar la belleza que se esconde en los huecos donde la luz no llega. Ciertas miradas otorgan nuevas perspectivas y la suya es una a tener en cuenta los días en los que descubramos, que en ocasiones, es necesario prescindir de los contextos.

© Sonia Marpez

© Sonia Marpez

© Sonia Marpez

© Sonia Marpez

© Sonia Marpez

© Sonia Marpez

Enlace: www.soniamarpez.blogspot.com

No Hay Más Artículos