Nativa de Salerno, Italia, la fotógrafa y Licenciada en Artes Visuales, Roberta Voto (23), vive actualmente en Barcelona, España. Según nos cuenta, su exploración en el mundo de la imagen comenzó a los 8 años como un simple juego con la cámara Ricoh 13zf de su padre. A ella le encantaba el sonido del obturador en movimiento, hecho que no tardó en despertar aún más su curiosidad. “He tenido que esperar otros diez años para comprar mi primera réflex, una Canon EOS 350D que todavía resiste el paso del tiempo”, nos cuenta orgullosa y agrega, “lo que intento comunicar casi siempre es un sentimiento de paz, como si al sacar una foto me liberara de todas mis preocupaciones y problemas, permaneciendo la tranquilidad con sus colores saturados, la piel blanca y un olor hipnotizador”, explica Roberta, autora de imágenes limpias, simples y minimalistas.

© Roberta Voto

Al momento de fotografiar, Voto se siente como un pez dentro de una burbuja de aire, observando todo lo que tiene alrededor. Allí va buscando la luz, uniforme y blanca, intentando reproducir la expresividad natural del cuerpo. “Rara vez saco fotos de rostros, no me interesan ni emocionan. Me apetece más buscar el sentimiento en la gestualidad corporal, un poco diferente y menos clara que una sonrisa”, dice la fotógrafa, algo reacia al proceso de post-producción. “Casi siempre intento ser lo más precisa posible con el click y luego hago un trabajo con los colores para que sean leves, para que las formas del sujeto y el formato de la foto permanezcan fundamentales”, señala.

© Roberto Voto

© Roberto Voto

Cuando se trata de lograr colores más cálidos y un toque especial, Voto prefiere una cámara analógica. Entonces su Polaroid1000s, la antigua Ricoh 35zf de su padre y su Canon e-1 se convierten en compañeras inseparables al instante de plasmar sus viajes y la cotidianidad. “Para exagerar lo emocional de estas imágenes utilizo carretes caducados que de vez en cuando dejan una pátina única en la foto así como viñetas negras y similares. Otra técnica es abrir la cámara cuando el carrete todavía está extendido y aunque en algunas ocasiones los resultados pueden ser fatales, vale la pena divertirse e intentarlo”, dice Roberta, gran admiradora del trabajo de Sarah Moon, Horst P. Horst, Veronique Vial y Floria Sigismondi.

© Roberto Voto

© Roberto Voto

© Roberto Voto

Enlace: www.flickr.com/violaephotography

No Hay Más Artículos