¿Cómo contar México en imágenes y no caer en lugares comunes?, ¿cómo estimular la creación del pensamiento a través de la fotografía?, ¿cómo se pueden hacer historias en cuadros fijos?, ¿cómo congelar el tiempo contradictorio en el que vivimos?. Pareciera que todos estos planteamientos se los realizaron los fotógrafos Ana Casas Broda, Gabriela González Reyes y Gerardo Montiel Klint para crear La Hydra.

© Carballo Koral

© Carballo Koral

La Hydra es una plataforma de fotografía, fundada para estimular y abrir los canales del discurso fotográfico contemporáneo en México. Es como su nombre lo indica, un monstruo de varias cabezas, del cual se van desprendiendo cada vez más conciencias con una idea de transgredir y diseccionar los discursos de la imagen de manera distinta.
Hace aproximadamente dos años empecé a observar los movimientos del monstruo creativo, pero el momento cúspide para mí fue conocerlo en persona, y quizá como las mejores cosas esto sucedió de forma casual. Una noche fui a una exposición en la que conocí al fotógrafo Arturo Soto, hablamos de Saul Leiter y de sus fotos, posteriormente me comentó que estaba apurado porque tenía que llegar a una cita en La Hydra, afortunadamente extendió la invitación y yo le tomé la palabra. Minutos después nos encontrábamos en el cuartel de La Hydra, toda la luz era del tipo de la que nos gusta a los fotógrafos, cálida, sin rastro de luz blanca, como si estuviésemos rodeados de velas de las que describe Kerouac.

© Carlos Leon

© Carlos Leon

Esa noche era una presentación de libros de autoría de Alex Dorfsman organizada por Mariela Sancari, antes de comenzar salió a recibirnos Ana Casas Broda y de esta manera las puertas se fueron abriendo en un universo que se ha estado construyendo como un edificio complejo y emocionante.
Las paredes de La Hydra están cubiertas de fotografías construidas con seso y membranas del inconsciente, todo lo que hay ahí huele a fotografía, que invade la creación y estimula a toda persona que pone pie en la Plataforma, esa noche estábamos en el umbral de la presentación de La Hydra en Zona Maco.
En esta feria la curaduría de La Hydra era más que un catálogo de opciones, era más bien una antología fotográfica dividida en cinco capítulos en los que se explicaba la contemporaneidad y la hipermodernidad del México en el que vivimos. Casi todas las fotos muestran el entramado complejo antropológico en el que habitamos, atrapados entre Lipovetsky y Pancho Villa, entre Las Lomas y la tierra viva de Tlaxcala, entre las nuevas tendencias y las ideologías perecederas.

© Dolores Medel

© Dolores Medel

Cada día una foto mural abría la muestra, ella se desplegaba ante nosotros con fuerza para que todos los que pisaran el sitio se llevaran una imagen en el caracol de su pensamiento. El trabajo de fotógrafos contemporáneos con una trayectoria consolidada se unía al de fotógrafos que comienzan a dejar huella en esta memoria.
En un rectángulo cubierto por un halo de luz blanca el espacio de Colecciones Fotográficas de Televisa curada por La Hydra se desdoblaba con las siguientes fotografías: Una casa hundida en el fango de Karina Juárez, un par de prostitutas que aceptan un encendedor prendido con la luz de Dionisio de Maya Goded, una descontextualización de los clásicos en los charcos de Tlaxcala de Carol Espindola, una serie de fotografías de casas tipo orientales perdidas en el monte con cimientos de quienes promueven la prostitución desde las entrañas del infierno de Guillermo Serrano, un Chiapas descontextualizado de Diego Moreno, los desnudos sin photoshop, con estrías, marcas de la trusa, cicatrices y sobrepeso que representan al mexicano promedio de Juan José Herrera, las invasiones en los retratos de Luis Enrique Pérez, los retratos vivos y decadentes que transpiran un expresionismo reinventado de Carlos León, La infancia que se desvanece en el imaginario que recrea Roberto Tondopó en “La Casita de Turrón” bajo la cual se desprenden escenarios de ironía y melancolía en una atmosfera aparentemente mundana que se convierte en un nido complejo en el que uno regresa de la mano de lo naif a aquella perdida lenta e inconsciente del paraíso de los umbrales siniestros de la infancia.
Treinta y siete fotógrafos se expusieron en esta muestra, la importancia de ésta trasciende los límites de una feria de arte, en este caso La Hydra invadió la memoria de quienes la visitamos para relatarnos un macrocosmos que se expande en los procesos de nuestros avatares.

© Alexander Lucatero

© Alexander Lucatero

© Baldomero Robles

© Baldomero Robles

© Carballo Koral

© Carballo Koral

© Diego Moreno

© Diego Moreno

© Dolores Medel

© Dolores Medel

© Jael Orea

© Jael Orea

© Juan Jose Herrera

© Juan Jose Herrera

© Juan Jose Herrera

© Juan Jose Herrera

© Karina Juarez

© Karina Juarez

© Karina Juarez

© Karina Juarez

© Luis Enrique Perez

© Luis Enrique Perez

© Luis Enrique Perez

© Luis Enrique Perez

© Marcela Rico

© Marcela Rico

© Maria Jose Sesma

© Maria Jose Sesma

© Mariela Sancari

© Mariela Sancari

© Miguel Angel Ortega

© Miguel Angel Ortega

© Roberto Tondopo

© Roberto Tondopo

© Roberto Tondopo

© Roberto Tondopo

© Romeo Delarosa

© Romeo Delarosa

Enlace:
www.lahydra.com

Convocatorias para fotógrafos:

Series Fotográficas | Participa!

Series Cortas | Participa!

SELF | Participa!

[Polas] | Participa!

No Hay Más Artículos