Sangre española y húngara corre por las venas de la joven fotógrafa Gisela Pozsonyi (17). Presa de grandes cambios en su vida, Gisela se ha preocupado de escribir, dibujar y guardar todo aquello que tiene un efecto en su interior, siendo la fotografía uno de sus medios preferidos para congelar instantes que considera irrepetibles. “Con el tiempo me fui dando cuenta que los paisajes, los fondos, la multitud, los lugares y todo lo demás era secundario. Mi verdadero afán era por la piel, la mirada, la expresión, el olor, el alma y todo lo que envuelve a los humanos”, explica Pozsonyi. Fue así como le bastó un paso más para dar consigo misma y con los autorretratos, un formato que considera un encuentro de sentimientos y vivencias que nadie ve y sabe por qué están ahí. “Me gusta reflejarme en una imagen, verme plasmada ahí mostrando lo que conozco y siento”, dice Gisela, una enamorada de las artes que dedica por estos días la mayor parte de su tiempo a experimentar y vivir la creatividad.

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

© Gisela Pozsonyi

Enlace: www.flickr.com/photos/lim-n

No Hay Más Artículos