Gabriele Rigon rebosa sensualidad en cada una de sus obras. Si bien su pasión se centra en el retrato, este prolífico artista italiano asegura que su espíritu libre le ha permitido capturar la verdadera esencia de lo femenino, transformando el desnudo en una forma de traducir su sentir en imágenes.Tras ser testigo de las guerras de Namibia, Kurdistán, Albania, Somalia y Líbano, Rigon se dedicó a concebir la desnudez como un arte sublime sin caer en lo obsceno. Detallista hasta el cansancio, Gabriele sabe cómo apreciar a la mujer rindiéndole tributo a todo su cuerpo. Siendo la exclusividad una constante en su obra, no suele trabajar con muchas modelos. Prefiere ser selectivo para cultivar una relación especial, una atmósfera de confianza, de entendimiento y amistad que luego transpira a través de cada una de sus piezas.

©Gabriele Rigon

“Fotografío mujeres porque la forma estética del cuerpo femenino me inspira, así yo dejo ir mi mente libremente. En mi opinión, ‘erótico’ no es solamente el desnudo, es mucho más. Para mí el desnudo de la mujer es más complejo y provocativo; es quizás la forma más bella de la naturaleza. La mayoría de mi trabajo se hace en estudio. En mis fotografías, intento capturar la belleza de la humanidad, apenas como los escultores griegos procuraron plasmar vida en piedras y dibujar perfectas formas humanas”, señala. El resultado es un regalo a la vista, imágenes hipnóticas dueñas de un armónico juego de luces y sombras que conforman una escenografía prácticamente teatral, belleza que exalta los sentidos.

©Gabriele Rigon

©Gabriele Rigon

©Gabriele Rigon

©Gabriele Rigon

©Gabriele Rigon

Enlace: www.gabrielerigon.it

No Hay Más Artículos