Las imágenes del fotógrafo argentino Exequiel Stocco (21) deleitan por su naturalidad. Ya sea en el clímax de un momento irrepetible sobre la patineta o de una simple recopilación de lugares abandonados, captados en diferentes periodos temporales, Exe deja en evidencia su talento para cultivar en sus fotografías un toque nostálgico.

Stocco comenzó a tomar fotos hace unos cuatro años. Todo se dio de manera accidental, sin planearlo. “Fue en vacaciones con mi familia. Una tarde tomé la cámara, caminé hasta la playa y desde entonces no he parado”, nos cuenta.

Para él, la fotografía es la única y mejor manera de mostrarle al mundo cómo ve y percibe las cosas que lo rodean. “Trato de rescatar situaciones que pasan desapercibidas para las personas. Hacer una pausa y mirar con otros ojos, abstraerse de lo que es formalmente y re-descubrir un lugar o un objeto que perdió importancia”, explica. Por ello, la mayoría de sus trabajos buscan la presencia del cielo, aplastando el paisaje, desafiando la escala con el fin de desorientar al observador.

Exequiel actualmente estudia arquitectura y hace poco compró su primera filmadora. Está en fase de experimentación, grabando, probando y equivocándose, pues desde su punto de vista: “la mejor manera de aprender es a través del ensayo y el error”. Os dejamos uno de sus primeros trabajos, el resto en su website.

Enlace: www.flickr.com/photos/exe-stocco

No Hay Más Artículos