Cautivante es el trabajo de la fotógrafa Ellen Rogers, una experta a la hora de transportarnos a otra época. Ya sea en cuanto a su estética como a nivel técnico, la artista radicada en Londres nos sorprende con su propuesta visual, en su esencia totalmente analógica. Considerada una investigadora imparable, Ellen ha desarrollado un trabajo experimental en base a mixturas químicas en su cuarto oscuro, el lugar donde la magia ocurre y el proceso creativo toma nuevos matices, uno emocional, casi místico impregnado en cada toma.

Con la mujer como musa y protagonista de cada foto, Rogers reflexiona en su obra sobre temáticas tan variadas como la vida, la muerte o el sexo, conceptos que operan para trasladarnos a mundos imaginarios plagados de una fantasía oscura, gótica y decadente. Resulta un agrado para el espectador ser partícipe de esta escenografía de antaño, inspirada en las enseñanzas druidas, la religión, el ocultismo y los misterios sin resolver; un ambiente de época logrado con ingenio y sutileza.

Desde el maquillaje, pasando por vestidos, máscara y collares, la fotógrafa roza la espiritualidad en cada detalle, siempre con un alto grado de erotismo contenido en retratos de inusual belleza. Tan certero enfoque le ha permitido experimentar también en el cine con dos interesantes films -“The Dissolution” y “Switch”. Sin duda una obra enigmática que vale la pena destacar y disfrutar en todo su esplendor.

Enlace: www.ellenrogers.co.uk

No Hay Más Artículos