La alicantina Carmen Juan (22), estudia Humanidades, es músico, ama la literatura y en la actualidad se encuentra inmersa en la escritura de una novela, mientras espera impaciente el nacimiento de una revista cultural. Es a través de la fotografía como expresa aquello que con palabras no puede decir. El plano detalle, el autorretrato y la luz son los tres rasgos que definen el trabajo de esta joven fotógrafa. Para Carmen, la fotografía analógica es artesanía. En sus instantáneas busca la belleza: aquella que esconde la piel y esos pequeños detalles del cuerpo humano a los que debemos prestar atención si queremos realmente apreciar que están ahí. Es con el plano detalle como consigue convertir lo ínfimo en algo verdaderamente valioso. Con el autorretrato consigue que el espectador se convierta en voyeur y cómplice de ese momento íntimo y personal que la artista nos quiere mostrar. En la obra de Carmen Juan abunda la oscuridad. “La ausencia de luz a la fotografía es lo que la omisión a la literatura”, comenta Juan. El objetivo de su trabajo no es el de esconder sino el de dejar al espectador que intuya qué se esconde en esa oscuridad, o por el contrario, que se pierda en ella.

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

© Carmen Juan

Enlace: carmenjuanromero.wordpress.com

No Hay Más Artículos