Nacida en 1990 en Spoleto, una pequeña ciudad en el centro de Italia, Beatrice Passeggio, heredó la pasión por la fotografía de su madre, quien le regaló a los 14 años, su primera cámara analógica. Con ella empezó a tomar sus primeras imágenes, para luego encausar sus estudios hacia lo que rápidamente se perfilaba como su verdadera pasión: la fotografía.

“Me inscribí en una escuela de arte de mi ciudad, y aprendí todos los distintos procesos y trucos de la cámara oscura, del estudio y del trabajo asociado a la creación de una sesión fotográfica”, nos cuenta Beatrice. Fue así como a los dieciséis ella ya había comprado su propia cámara digital, gran compañera de viaje y de desahogos. “Empecé a inmortalizar todo lo que me rodeaba, hasta que me decidí a comprar mi primera réflex analógica -con la que sigo trabajando- para superar los límites que me imponía la cámara compacta”, explica esta inquieta joven de 20 años quien gracias a Internet ha explorado el universo creativo on line, buscando modelos y personas con las que hoy colabora para desarrollar variadas series fotográficas.

“Por ahora realizo mis sesiones en un pequeño estudio fotográfico, no muy lejos de mi casa, donde he colocado las luces de forma que pueda realizar lo que tengo en mente de la mejor manera posible”, dice Passeggio, una enamorada de la calle como escenario. “Yo no vivo en el Bronx, ni en el País de las Maravillas, pero sé que la locura reside en cada uno de nosotros”, reflexiona.

Desde entonces, cada vez que sale de su casa la mirada de un transeúnte, el vestido o el peinado de una anciana capturan de inmediato su atención. “Es ahí donde parte mi perspectiva, precisamente del libro de Erasmo de Rotterdam “Elogio de la locura”. Un texto que ha sido mi guía espiritual, inspiración y filtro; gracias a él he logrado encontrar el brillo de la locura en la vida cotidiana que me emociona y que trato de capturar en cada momento”, concluye Beatrice. Ella simplemente no deja tiempo a divagaciones. Para cada proyecto apunta sus ideas en un trozo de papel e investiga. Es perfeccionista. Le gusta encontrar modelos que como actrices sean capaces de entrar en un rol e interpretarlo de la mejor forma posible. Muy importante es también la ambientación, y aunque no siempre logra maquilladores, se esfuerza por ocuparse ella misma de todo el aspecto estético de su propuesta.

Cuando hablamos del futuro. Beatrice prefiere tomarse la vida con tranquilidad, sus sueños los guarda celosamente en su cabeza, para que nada ni nadie pueda alejarla del camino que tanto anhela. Lo único de lo que sí está segura es que su dinamismo la llevará lejos, pues según sus propias palabras: “la rutina no va a formar parte de mi futuro jamás”.

Enlace: www.lafilledelafolie.com – www.facebook.com/LaFilleDeLaFoliePhotography

No Hay Más Artículos