Hay principios repletos de incertidumbres, dudas y puntos de alcance para restablecer las señales que nos hacen encontrar el camino a casa. Pero detrás de todo eso están las imágenes de las que uno no debería desprenderse, en las que vivir es tan sencillo como tomar aire y contar despacio los segundos que separan a dos personas antes del abrazo. Eso es justo lo que hace que Álvaro Manof tenga la capacidad de ver a través de la piel de lo cotidiano, de lo que no solemos nombrar y sin embargo existe en nosotros con una única función: la de quedarse.

© Álvaro Manof

© Álvaro Manof

Cada una de sus fotografías es una historia que debe contarse en voz baja, como un secreto que uno comparte antes de dormir, para que en el sueño las imágenes establezcan el antes y el después y nos confirmen que la vida está repleta de instantes pequeños que dan respuesta a todas nuestras preguntas.

© Álvaro Manof

© Álvaro Manof

Este joven fotógrafo promete hacernos recordar todo lo que uno no debería dejar atrás cuando crece. Nos hace comprender la belleza detrás de la sombra, del silencio, de la duda y lo hace acariciando las no distancias, haciéndonos sentir dentro de un sentimiento que no va a dejarnos solos. La elección está tomada y depende del infinito y ligero peso de los recuerdos.

© Álvaro Manof

© Álvaro Manof

© Álvaro Manof

© Álvaro Manof

Enlace: www.flickr.com/photos/p_player

No Hay Más Artículos