La catalana Sílvia Trillo Martí vuelve en el tiempo para invitarnos a descubrir esta serie realizada en 2009, cuando tenía tan solo 20 años. De allí el titulo de este emotivo ejercicio realizado en la casa de sus abuelos, un lugar entonces deshabitado y abandonado en medio de ruinas y goteras. Frío, vacío y melancólico, este contexto era un símil de cómo se sentía en aquél tiempo. “Me pasé un día entero encerrada en esa habitación vacía. A solas con la cámara, un espejo y un viejo armario vacío y lleno de carcoma. Me desnudé, puse el autodisparador y me dejé llevar por mis emociones”, cuenta Sílvia, quien confiesa su admiración profunda por la talentosa fotógrafa Francesca Woodman.

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

© Sílvia Trillo Martí

Enlace: www.facebook.com/pages/Silvia-Trillo-Marti

No Hay Más Artículos