Exuberante, salvaje y desvergonzado es el trabajo del fotógrafo francés Philippe Shangti, creador de una obra rodeada de dobles lecturas en las que imperan mujeres, drogas y alucinaciones, una característica ya habitual en su particular paraíso psicodélico.Nacido en 1983 en Toulouse, Francia, Philippe vive actualmente en Saint Tropez, uno de los centros turísticos más importantes de la Riviera Francesa; el que sin duda se ha convertido en el lugar con la energía perfecta para expresar toda su creatividad. El eclecticismo es glorificado por Shangti en todas sus direcciones, la sorpresa es su foco… el descubrimiento, uno que ha deleitado a coleccionistas de arte y celebridades de todo el mundo, y que por supuesto, exploramos en esta entrevista.

Philippe, ¿qué te atrajo de Saint Tropez?

Me gusta porque es una ciudad cosmopolita. Adoro su ritmo salvaje, el sol, el mar y la furia de la gente que viene aquí a punto de estallar.

¿Cómo es tu día a día en esta localidad reconocida internacionalmente por su explosiva vida nocturna?

Me levanto tarde durante la temporada de verano porque además de mis trabajos artísticos,  dirijo a un establecimiento nocturno situado frente al club de yates. Luego pienso en mis inspiraciones y en los flashes que me permiten crear.

Entiendo que tu amor por el arte se manifestó a muy temprana edad…

Muy joven. A los 14 empecé a fotografiar a mi familia, a mis abuelos y amigos. Hacia informes y presentaciones centradas en la gente, con mensajes de motivación a través de imágenes.

Y finalmente te viste seducido por la fotografía…

Claro y también por la posibilidad de controlar una situación y buscar la expresión real de las personas.

¿Qué sientes cuando ves el resultado final de tu trabajo?

Siento que mi estilo es delirante. Da la impresión de un desastre, pero en realidad todo está bajo control. Eso es lo que ayuda a transmitir un mensaje.

¿Y qué impulsa la creación de esta estética de alto impacto?

Estoy en gran parte inspirado en el comportamiento y la vida de Saint Tropez Gotha.

Drogas, alcohol y mujeres al parecer son una constante en tu portafolio…

Estos elementos representan la locura de las noches en Saint Tropez y eso me fascina. Estos temas muy serios son tratados con frenesí y burla, algo que permite tener una visión fuera de fase con la realidad. Es evidente que para mí la diversión es provocar.

Incluso en este tipo de sátira fotográfica que planteas es posible ver belleza, rebelión…

Todo el mundo puede ser estético y atractivo si dedicamos el tiempo necesario para la observación. La belleza no es uniforme, es necesario tomarse un tiempo para descubrirla en todas las cosas.

De todos tus proyectos, cuál ha sido para ti el más memorable tanto en su concepto como en su composición final…

“No cocaine here”. Eran las 6:00 am. Yo había trabajado en mi establecimiento hasta las 2:00 am y preparamos los distintos elementos para la sesión. Pero de repente, cuando estaba comenzando a disparar, un rayo de sol apareció y cambió toda mi luz. Esta nueva combinación me pareció una buena elección final y permitió tomar la imagen que hoy conocemos.

¿Alguna otra destacada?

Las fotos para Axel Parker. Me encantó mezclar fotos y hacer la dirección de vídeo para crear su primer clip.

¿Qué tanto interviene Photoshop en la posterior edición de tu obra?

El uso de Photoshop es insignificante. Yo sólo lo uso como una herramienta para limpiar mi trabajo y como filtro fotográfico. No hay truco o ningún efecto especial en mi trabajo, la puesta en escena es real.

En este momento, ¿qué propuestas tienes en mente?

Estoy buscando dobles. Después de Megan Fox, Paris Hilton y Eva Mendes, estoy trabajando en Brigitte Bardot y Fergie de Black Eyed Peas.

¿Qué recomendarías a los jóvenes profesionales que dan sus primeros pasos en este arte?

Tienen que saber perfectamente la cámara que utilizan, y deben centrarse en un tema específico, un tema que retrate su propio universo. ¡No deben tener miedo de comprometerse totalmente a este trabajo!.

Enlace: www.shangti-studio.com

No Hay Más Artículos