El mundo del cine y la música es una inagotable fuente de inspiración para los socios de Marc & Louis Photography: Marie-Louise Cadosch y su esposo, Gian Marc Cadosch. Grandes admiradores de Quentin Tarantino, David Lynch y los hermanos Coen, el trabajo de esta dupla evoca intensas escenas surrealistas que parecen traídas desde otra época, un gran logro que se debe a su estrecha labor en equipo. Ella fotografía y él es el responsable de la configuración técnica y administrativa. Es así como su atención por los detalles da forma a verdaderas piezas de arte con una historia detrás, que es mejor dicho, el salto ideal a la aventura.

Cada uno de los proyectos que podemos contemplar en su website es tan sólo posible tras días de preparación. Según nos cuenta Marie-Louise, cuando se trata de propuestas editoriales, resulta más difícil realizar el guión gráfico para visualizar las ideas; pero éstas una vez depuradas dan paso a la acción. “La noche antes de disparar, no duermo mucho, pienso en todo el proyecto una y otra vez. Suena un poco extraño, pero llegado el momento estoy tranquila y concentrada y siempre se exactamente cuál será el próximo paso”, nos explica desde su estudio en Zúrich, Suiza.

Marie-Louise, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar con tu esposo Gian Marc?

Estoy muy feliz de compartir los mismos intereses con él, la fotografía tiene un rol muy importante en nuestras vidas. Gian Marc se muestra tan entusiasmo como yo: desarrollamos juntos cada concepto y durante el rodaje, él es responsable de la iluminación y el material técnico. Por lo tanto, yo puedo concentrarme completamente en las modelos…

¿Qué crees que los diferencia como estudio del resto de las firmas presentes en el mercado?

Siempre estoy buscando la perfección. Para llegar a ser el mejor, creo que debes compararte con los más talentosos en el negocio. Yo nunca estoy satisfecha con el resultado, siempre hay algo para mejorar.

Un gran valor para alguien que ya llevas años en esto…

Años, recuerdo que mi primer contacto con la fotografía fue cuando visité un curso en una escuela de arte. En ese momento, sólo existía la fotografía analógica y aprendí a retocar con pinceles y tinta real.

¡Qué gran salto en el tiempo! Claramente hoy las ventajas tecnológicas permiten lograr piezas mucho más fluidas e inmediatas. Hablando de tu estilo, tienes una atracción especial por el rol de la mujer y lo vintage, ¿o me equivoco?

No te equivocas. Como una mujer excéntrica, me encanta mostrar a la gente el mundo a través de mis ojos. Es interesante ver cómo reacciona el público, especialmente con las imágenes más provocativas. En ellas trato de combinar elementos de ensueño con una iluminación cinematográfica para contar historias reales.

Y esta narrativa visual, ¿de dónde provienen?

Está inspiradas en la música o el cine. Podría ser sólo una escena, la frase de una canción o simplemente algo que vi en la calle…

Profundizando en tu labor como fotógrafa, ¿qué tipo de equipo utilizas?

Uso una cámara digital de medio formato Hasselblad con un lente normal de 80 mm y a veces uno macro de 120 mm. La Hasselblad me permite mezclar perfectamente la luz del sol con luces estroboscópicas en una mayor abertura.

Una vez finalizada la sesión, ¿cómo te enfrentas a la edición de imágenes?

Trato de utilizar sólo las técnicas que están también a disposición de la fotografía análoga, como coloreado, pintura, sobreexposición y subexposición.

De todas las editoriales que has desarrollado, ¿cuál ha sido tu preferida?

Una de mis editoriales favoritas ha sido “Fashion Breakdown” para la revista americana Astonish. Este fue uno de mis proyectos más complejos. Había poco tiempo para disparar toda la historia con tres modelos y un autobús viejo, todo debía estar perfectamente bien planificado. Me gustó la historia un tanto absurda, las bellas modelos y la ropa interior que utilizamos. ¡Toda la creación fue fantástica!

¿Qué podrías contarme sobre tu brutal y provocativa serie “Bleed Like Me”?

Es una historia muy cómica inspirada en la serie de televisión “Dexter”, con Michael C. Hall protagonizando a un asesino en serie.  Es muy interesante ver cómo las personas reaccionan mientras miran las fotos. Algunos se emocionan con la historia y el estilo, otros, por el contrario, terminan conmocionados por su brutalidad.

“Dreaming of the dark side” tiene telón humorístico muy especial de fondo. ¿De quién fue la idea?

De mi hermana Kathrin, ella me apoya en casi todos los proyectos, así que quería darle las gracias con una sesión basada en sus ideas. Como ella es una gran fan de Star Wars, creamos una historia sobre Darth Vader y una chica Twi’lek. Queríamos una historia con un poco de humor, pero que no cayera en lo ridículo. Estábamos muy contentos de trabajar con la modelo profesional Maura Waller para este proyecto personal, ya que no tenía intención de publicar esta editorial. Fue muy sorprendente ver cómo se hizo camino a través de los blogs de moda…

Hoy ¿sigues delineando nuevas historias?

Así es, ahora estoy editando las fotos de mi última editorial “Prohibition”, una historia de amor en la década de 1930. Las imágenes son en blanco y negro y tienen el aspecto de las películas de la época.

¿Qué recomendarías a los jóvenes que se inician en esta disicplina?

Lo más importante es encontrar un estilo propio y no copiar a los demás. Cuando tú miras todas las revistas, puedes ver un montón de imágenes con fondos de estudio grises o fotos de moda con flashes baratos. No ayuda sólo fotografiar a gente hermosa, hay que contar historias reales. Es mucho más interesante para la audiencia.

Enlace: www.marcandlouis.com

No Hay Más Artículos