Desde que era una niña, Maëlle André ha sido una amante del mundo de la fotografía. Solía ojear Vogue admirando sus imágenes: los cuerpos, sus curvas y expresiones; la textura de la ropa que hoy forma parte importante de sus composiciones, una sutil mezcla de fuerza y feminidad visible en su propuesta fotográfica, sobre todo en su proyecto “Tattoo”, una serie que rompe con las ideas preconcebidas en torno al tatuaje, expresando las emociones detrás de quienes visten su piel con tinta. Conversamos con Maëlle sobre sus inicios y sus desafíos en materia fotográfica en esta entrevista exclusiva desde tierras belgas para Anormalmag.

Maëlle, preséntate a los lectores de Anormalmag…

¡Hola a todos!, tengo 23 años, soy fotógrafa freelance de Bélgica y vivo cerca de Bruselas, la ciudad capital. Soy terca y apasionada, me siento feliz cuando estoy detrás de la cámara, aunque a veces tengo mis momentos de duda. Amo la moda, los tatuajes, los colores, la luz del sol, coleccionar polaroids y cámaras de juguete.

Entre tantos estímulos, ¿cómo es tu vida en Bruselas?

Depende. A veces muy calmada, trabajo desde mi computador en casa, tratando de no atrasarme. Otras, precipitada y con muchas cosas que organizar. Cuando tengo una sesión siempre estoy preocupada por hacerlo lo mejor posible. Me gusta que mi vida siga esta dirección porque tengo buenos resultados bajo presión y duermo especialmente bien después de terminar todo.

¿Tienes recuerdos de tu primera cámara?

A finales del 2008 me inscribí en un concurso de fotografía donde -con un amigo- tuve que hacer una improvisada sesión de moda en la calle. No gané, pero me entusiasmé demasiado y en 2009, compré mi primera cámara y comencé con mi proyecto de tatuajes.

Eres muy joven, hiciste tres años de diseño gráfico para lanzarte -hace uno- como fotógrafa totalmente autodidacta…

Así es, estaba estudiando diseño gráfico y los profesores me decían que no era para mí, pero también me alentaban a que siguiera mi pasión por la fotografía. Entonces abandoné la escuela y comencé mis propias sesiones con modelos, sin haber tomado nunca una lección de fotografía. Recién el año pasado hice un pequeño entrenamiento para certificarme como usuaria de Adobe CS4 y perfeccionar mis habilidades digitales.

¿Qué tan importante es Photoshop en la edición de tus imágenes finales?

Es una parte esencial de mi trabajo. Me encanta intensificar la luz natural y deteriorar a propósito las imágenes para recrear efectos añejos y retro. De cierta forma fusiono fotografía y diseño gráfico. Las fotos que tomo sirven como soporte para crear un universo específico y es detrás del computador donde mi arte  toma forma y expresa toda mi creatividad.

Tu fotografía es retro, fresca y femenina, ¿qué te inspira cuando estás detrás del lente?

Individuos, feminidad, belleza, cuerpos, vestuario, maquillaje… salir de la ciudad a un desierto como escenario, los objetos retro y la luz del sol; mis viajes a través de Estados Unidos, especialmente a California. Me encanta soñar y soltar mi mente, hago todo lo que puedo para crear imágenes coloridas de ensueño, con luz natural, chicas hermosas e intensas emociones.

Las modelos que usas tienen una belleza muy particular, ¿cómo las eliges?

Todas tienen personalidades muy fuertes y la forma en la que ellas son retratadas habla por sí misma. La modelo es una actriz, ella hace un rol, es divertido y creativo; uno debe pensar todos los detalles que esencialmente construyen una imagen. No tengo ningún tipo de criterio físico, todo viene con el carisma, con el hecho de tener tu propia personalidad, esa pequeña cosa extra que fluye de forma natural, sin excesos ni excentricidades.

¿De qué manera toman contacto contigo?

Por el momento, modelos profesionales me contactan gracias a Internet, a través de mi website o mi fanpage de Facebook. Yo prefiero trabajar con modelos o artistas que quieren hacer una carrera, es mucho más alentador y propositivo para el proyecto.

Hablemos sobre tu serie “Tattoo”. Resulta muy interesante tu capacidad para transgredir la visión que normalmente se tiene del tatuaje. ¿Qué te atrajo de esta forma de arte corporal?

Los tatuajes realmente me apasionan. Comencé esta serie en un momento en que estaba un poco aburrida y quise proponerme un nuevo desafío: ir por individuos desconocidos, pedirles que se sacaran la ropa frente a mi lente y posaran desnudos sólo con su tatuaje.

¿Qué querías transmitir a través de cada toma?

Mi idea era intentar romper las ideas preconcebidas que hay sobre la gente tatuada, mostrando que es una forma de arte que debe ser respetada, que no son locos o malas personas, sino orgullosos de lo que son y cómo son. Busco coleccionar la emoción que traspasa cuando se posa desnudo frente a un fotógrafo desconocido. Esto saca a la gente de su área de comodidad, y la lleva hacia la complejidad de sus secretos. La serie ha sido muy exitosa, así es que seguiré en ella cuando el tiempo me lo permita.

Podrías adelantarnos cuáles serán tus próximos pasos…

Tengo algunos proyectos de sesiones promocionales para marcas de vestuario y músicos. Estoy comenzando a mostrar mis fotos en diferentes ámbitos y también tratando de colaborar con revistas de moda para tener publicado mi trabajo. Diría que en estos momentos, estoy construyendo mi camino profesional, esperando poder viajar y vivir en algún otro lugar, en un país donde el tiempo sea agradable y pueda hacer mi fotografía todos los días del año.

En este corto y exitoso lapsus de tiempo capturando imágenes, ¿qué dirías que es lo mejor de ser fotógrafa?

Sentirse libre de elegir cualquier cosa, libre para decidir cómo crear lo que tienes en mente. La posibilidad de conocer a gente interesante, fuertes personalidades, talentosos estilistas y artistas del maquillaje. A diario, me muevo en diferentes lugares y para colmo trabajo con chicos y chicas lindas. ¡Qué más puedo pedir!

Enlace: www.maelleandre.com

No Hay Más Artículos