Lupe Bracaccini tiene 23 años, vive en Buenos Aires y está terminando la carrera de diseño gráfico en la UBA. Empezó con la fotografía conscientemente a los diecisiete, mientras terminaba la secundaria, pero no quiso transformarla en su carrera para no perder el gusto de desarrollar esta actividad como un placer personal. No obstante, de alguna forma, la fotografía siempre terminó encontrándola, avanzando, haciendo editoriales o retratos de entrevistados para una revista mensual, llamándola a capturar las pequeñas delicias de la vida cotidiana, cosas que para algunos no tienen ninguna trascendencia pero que para ella reflejan miedos, romances, ausencias y deseos que convierten la existencia en una verdadera obra de teatro repleta de complejidades y misterios.

© Lupe Bracaccini - "Autorretrato Inventado"

Lupe, al parecer la libertad que entrega la fotografía ha sido el gran aliciente para desarrollar cada una de las imágenes que hoy componen tu portafolio. ¿Cuándo asumes tu amor por esta disciplina y por qué derivas finalmente al diseño gráfico?

Cuando estaba en la primaria tomaba fotos con la cámara que había en mi casa, una automática sin mucha gracia y le sacaba fotos a mis mascotas, a mi mejor amiga a la cual maquillaba y vestía; también me acuerdo de una teoría que tenía acerca de sacar fotos “naturales” que consistía en que no podía haber en ellas nada creado por el hombre; sólo plantas y árboles. Fue así como al momento de decidir mi carrera no quise que la fotografía se volviera un trabajo porque creía que ese era un camino seguro a nuestra separación. Las dos íbamos a aburrirnos la una de la otra. Fue así como pasé a Diseño Gráfico, una carrera completamente compatible donde aprendí cosas que me hicieron pensar la foto y la imagen de otra manera.

© Lupe Bracaccini - "Falso Estudio de las Flores"

Como fotógrafa posees una enorme sensibilidad. ¿Sientes que en tus imágenes se fusionan tu vida profesional y personal reflejando así tus grandes inspiraciones actuales?

Sí, pues creo que ambas áreas no pueden separarse. Son una sola, por suerte. De hecho, últimamente me inspira mucho la música y la literatura, sobre todo esos escenarios imaginados por uno frente a estos estímulos y personajes. Si no sé o no entiendo la letra de una canción, aun así imagino un contexto, un clima. Las imágenes generadas por un buen escritor son tan maravillosas que aunque sean precisas pueden ser, a la vez, siempre distintas.

© Lupe Bracaccini - "Lolita"

¿Qué momentos disfrutas capturar a tu antojo?

Me gusta mostrar pequeños fragmentos de situaciones cotidianas, me genera mucha curiosidad su mecanismo. Los retratos también me parecen maravillosos, sobre todo cuando son situaciones donde se mezcla esta cotidianidad con la distracción de una persona desconocida. Pero hay algo que debe ser admitido y es que soy muy vergonzosa y siempre siento que es invasivo y hasta algo violento tomarle una fotografía a un extraño pues de alguna manera acepto la fama de robar almas que tiene la foto. A veces desearía que mi cámara y yo fuésemos invisibles.

© Lupe Bracaccini - "Theo y Jane"

Muchos fotógrafos estarían encantados con esta idea. Volviendo al tema creativo, ¿cómo visualizas tu trabajo mental detrás de una imagen?

Como un proceso más bien disperso e ingenuo. Digo ingenuo porque no hay una parte de mí que esté concentrada en concretar algo, sino que funciona de una manera más intuitiva, captando cosas de mi entorno. Al presenciar diferentes sucesos, eventos o situaciones, me quedo con recortes de esa realidad que luego se fusionan para formar algo nuevo. Me siento más bien una intérprete de algo que está dando vueltas y que a veces sucede a través de disparadores, como algo que tengo la suerte de ver o sentir (un regalo); una canción que de repente suena diferente, o cierta luz que me resulta mágica. Luego, de repente sin saber bien por qué, todo se amalgama y se transforma en una cosa precisa que necesita ser retratada.

© Lupe Bracaccini - "Eleonora Rigby"

Qué equipo te acompaña para lograr tal representación…

Una humilde Canon XSi. Por supuesto, que me fascinan y me generan mucho deseo equipos y lentes en todas sus formas, pero en definitiva me terminan gustando siempre mucho más aquellas imágenes tomadas con equipos y lentes más primitivos o precarios. Hay tanta más presencia del autor en eso. Tiene tanta intención y a la vez tanto de azaroso. Es una mezcla que me resulta encantadora.

© Lupe Bracaccini - "Eleonora Rigby II"

Sin duda, ese encanto se ve plasmado en tu trabajo. ¿Tienes alguna sesión preferida?

Mi serie favorita es “Clepsidra”. Más allá de sí misma, esta sesión fue un quiebre en lo que venía haciendo y lo que hice a partir de ella. Cambió algo, me relajé, pude hacer más tranquila lo que quería. Mi intencionalidad le ganó terreno a todas las presiones externas como la moda, la editorial y los formatos correspondientes.

© Lupe Bracaccini - "Sinner II"

¿Qué rasgos crees que son característicos de la fotografía argentina actual?

Lo ecléctico es representativo de la fotografía argentina. Hay un abanico complejísimo de tipologías y miradas desde donde éstas son contadas y eso me resulta súper interesante. Eso sí, me gustaría ver más historias. Existe una oleada de fotografías que son muy seductoras, arriesgadas compositivamente pero que son fácilmente olvidables. Creo yo que es porque poseen una belleza efímera y muy representativa de una moda -a mi criterio- pasajera. Un “¿y qué pasa?” constante se instaló como una especie de enajenación en la mirada del fotógrafo que lo hace muy distante y no podemos reconocerlo en la imagen producida. El capricho y la velocidad de producción. Es la era de la ausencia de sombras, ¿quién es uno sin su sombra? Pero repito, es una observación cargada de mi gusto personal.

© Lupe Bracaccini - "Clepsidra"

Como fotógrafa independiente, ¿qué ha sido lo más complejo de enfrentar?

Tener que ponerle un precio a mi trabajo y a algunas invasiones por parte del cliente Pero, ¿en qué trabajo eso no pasa, no?

© Lupe Bracaccini - "Sinner"

¿Y podrías adelantarnos algo de tus proyectos en curso?

Claro, actualmente estoy metiéndome un poco más en el mundo de los retratos a personajes que son entrevistados. Es algo nuevo que hace parecer tan fácil lo que hacía hasta el momento con modelos.

© Lupe Bracaccini - "Sombra"

¿Por qué?

Porque los modelos son como intérpretes de tu historia. Cuando fotografías personajes, el intérprete es uno, y es una complejidad nueva que me da mucho miedo y encanta a la vez.

© Lupe Bracaccini - "Lolita II"

Y si soñamos un poco…

Si soñamos me encantaría enseñar fotografía pero desde otro lugar, todavía no tengo bien claro cómo, pero no desde la técnica sino desde el significado, la composición y las formas es un híbrido plan aún.

© Lupe Bracaccini - "Agua"

Enlace: www.flickr.com/musicaderadio

No Hay Más Artículos