A diferencia de aquellos que confunden la sexualidad flagrante con la intimidad, Justin Hollar se centra en capturar una sensualidad franca, inocente y llena de emoción que explota naturalmente la personalidad de sus modelos. Nacido en Long Beach, California, Hollar originalmente quería ser arquitecto, pero su padrastro le dijo que era un campo “muy competitivo” así es que se mudó a Nueva York para convertirse en fotógrafo de moda. Desde entonces, ha sabido indagar en la industria fashionista, combinando aristas como la juventud y la elegancia con gran talento para Nylon y firmas, entre las que destacan Urban Outfitters, Madewell y Americanino. La música, el cine e internet juegan un rol muy importante en la vida cotidiana de este artista del lente, quien desde su estudio, emplazado en lo que solía ser una escuela católica construida en 1905, nos invita a conocer más de su trabajo. “Ni se imaginan todos los fantasmas que viven por aquí”, nos dice sonriente.

En algún momento de tu vida pensaste en ser arquitecto, ¿no te arrepientes de haber optado por la fotografía?

De ninguna manera. Además, la mejor parte de ser fotógrafo es el horario flexible y viajar….

¿Heredaste de alguien este gusto por el arte y las imágenes?

Mi primer contacto con la fotografía fue a través de mi padre, que es fotógrafo especialista en naturaleza muerta en California. Solía estar siempre alrededor de su estudio, ayudándolo. Ahí es donde aprendí un montón de técnicas y configuraciones de iluminación bastante complejas. Ahora solamente imito la luz que proviene de la ventana…

Entonces, cuando entraste al Art Center College of Design ya ibas con una noción importante en mente…

Así es pero realmente no aprendí mucho de los profesores, a excepción de James Fee y Paul Jasmin y los grandes amigos que hice allí. Estábamos constantemente inspirándonos los unos a los otros, desarrollando ideas de ida y vuelta….fue como estar en un colectivo de arte diez horas al día, seis días a la semana durante tres años. Hasta ahora ellos siguen siendo mis mejores amigos. Matt Rubin de virb.com y Gucci Mane, me empujan a esforzarme cada vez más en mi vida diaria…

¿Cómo es la fotografía de Justin Hollar?

Si tuviera que describir mi estilo diría que es como un suave y bello sueño cinematográfico.

Qué esperas que tu trabajo proyecte al mundo….

Lo único que me gustaría es que mis fotos inspiraran a la gente a crear una obra propia y a  entusiasmarse con las imágenes como lo hago yo cuando veo algo que me gusta.

Pensando en la iluminación que logras en tus imágenes, ¿qué tan importante se torna el proceso de post producción?

La post-producción es muy importante para mí porque tengo una idea muy específica en cuanto a la paleta de color que utilizo para mi trabajo. Odio el color neutro. No quiero capturar sólo lo que está delante de mí, prefiero crear algo nuevo a partir de él.

Has realizado interesantes sesiones para la revista Nylon y marcas de vestuario como Madewell. ¿Cómo ha sido esta experiencia?

Nylon es genial porque me dan acceso a grandes temas y son bastante abiertos a permitir que haga las fotos que realmente deseo tomar. Lo mismo en Madewell, el director de arte se acercó y me dijo: “soy un fan de tus fotos, haz lo que sabes hacer”. El sueño que todo fotógrafo desea escuchar.

¿Qué tipo de chicas prefieres que conformen tus historias “cinefotográficas”?

Me gustan “marimacho” o muchachas que luzcan diferente, opuestas a lo que es considerado típicamente como una “chica linda”.

Las interesadas, ¿cómo pueden contactarte?

A través de mi página web, Twitter, Tumblr, Flickr o Facebook.

¿Es cierto que nos sorprenderás con un par de libros?

Sí, acabo de volver a casa luego de conducir a través de todo el país… mantengan sus ojos atentos a artbookclub.org para que vean este futuro proyecto.

Enlace: www.justinhollar.com

No Hay Más Artículos