El arte de transgredir es la especialidad del fotógrafo chileno Juan Pablo Montalva. Desde que era pequeño, el ganador de premios como la medalla de oro en el Festival Internacional de Publicidad de Londres o la Palma de oro en el Festival de Mallorca en España, se sintió atrapado por la posibilidad de capturar el momento y hacerlo suyo a su manera; una bastante radical que no deja a nadie indiferente. Y así lo dejó de manifiesto en su obra pasada donde registró instantes claves de la dictadura en su ciudad natal -Viña del Mar- cuando era tan solo un niño.

© Juan Pablo Montalva

Esa naturalidad es también la que hoy nos atrapa; una apuesta diferente que se perfila en torno a la publicidad y la moda, dos pasiones que Juan Pablo desarrolla libremente en Nueva York, urbe que lo ampara desde hace varios años y donde ha logrado hacerse un nombre en la industria en base a voluntad y talento trabajando para una lista de clientes entre los que destacan Levi´s, Zero+Maria Cornejo, threeASFOUR, okazine, BIG, Peugeot, Suzuki, Falabella, Ripley, Blank, Another Magazine Rolling Stone, Puma y Volkswagen. Conversamos con él respecto a su obra y su tan particular visión de la fotografía actual.

Sabemos que te inicias en la fotografía documental en una época política muy compleja en Chile, pero ¿en qué instante decides darle una oportunidad a la fotografía de moda? ¿Cuál es tu interés en este campo?

No tengo ningún interés en especial en la fotografía de moda porque ante todo soy fotógrafo y la fotografía de moda se dio sola, es simplemente la mezcla de mucha informacion y/o coordenadas que tengo en mi cabeza. De hecho, hago mucha fotografía que no tiene nada que ver con la moda pero parece moda y viceversa, creo que tiene que ver más con el lector que conmigo mismo.

© Juan Pablo Montalva

En retrospectiva, ¿te sientes satisfecho al haber tomado esta ruta?

Sí, pues desde mi perspectiva la fotografía me ha permitido ir a muchos lugares donde siempre quise ir, conocer a gente que admiro y me inspira. Me siento bendecido de que me pagen por hacer lo que hago desde niño, hacer lo mismo desde los doce años es un privilegio…

© Juan Pablo Montalva

¿Cómo visualizas la profesión de fotógrafo?

Antiguamente los fotógrafos eran alquimistas y los alquimistas eran magos; creo que algo de eso hay, no me considero un mago en sí, aunque sí a ratos por las composiciones que logro y que de cierta forma traspasan lugares, mezclándose y cobrando vida propia…

© Juan Pablo Montalva

¿Qué hace única tu fotografía y de qué manera definirías el estilo de Juan Pablo Montalva?

No creo en lo absoluto que mi obra sea única eso dejémoselo a los grandes. Mi estilo es clásico, no recargo nada, ni en su discurso ni en la forma, pese a que siempre estoy buscando nuevas técnicas o experimentando con formatos que había dejado de lado. También he aprendido a hacer que mi trabajo sea consistente, a mi me parece que repito la mismas imágenes y eso es tener un estilo propio, algo que me interesa porque eso hace que en algun momento a alguien le haga sentido tu estética. Si miras la escena de la “moda” en el mundo, puedes distinguir claramente quién fotografió determinada campaña o editorial. En un mundo masificado con el cliché del “world citizen” me parece que mientras más único sea tu look, más cabida puede tener pese a que es tricky ya que “alll is done”.

© Juan Pablo Montalva

Y esta suerte de repetición y experimentación que define la estética de tu trabajo, ¿en qué se inspira?

Me inspira lo que está al lado mío: mi familia, mis amigos, las cosas que veo, lo que me gusta y lo que no también. Aparte de eso, trabajo mi propia estética, que es nada mas que la infomacion que tengo en mi cabeza, desde el cine que veo, los lugares que visito, los amores que tengo y mi idea de mis propias coordenadas.

© Juan Pablo Montalva

¿A quiénes admiras como fotógrafos?

Dentro de los fotógrafos siempre miré a Cartier Bresson, Amsel Adams, Richard Avedon y Robert Frank, entre otros.

¿Hay mensajes conscientes o inconscientes en tu trabajo?

La verdad que es no estoy muy preocupado de eso, ya que si lo haces desde esa perspectiva estás creyendo que tu trabajo tiene demasiada importancia, y la verdad es que no tengo ese ego. Me gusta o interesa que la gente que vea mi trabajo -en el corto o largo plazo- sienta o entienda que es algo honesto, algunas veces mejor y otras veces peor, pero al fin y al cabo coherente y consistente.

© Juan Pablo Montalva

Entonces, ¿se podría leer en tu propuesta quién eres detrás del lente, qué ves?

Sin duda, creo que en mis imágenes se puede ver a ratos qué es lo que veo, qué es lo que escucho de música, las noticias que me importan y mi posición política. Mi trabajo está relacionado conmigo, en él me puedes ver en algún sentido. Una vez en la casa de Marc Borthwick, él me dijo, hace unos años atrás: “Uno fotografía como es”, y la verdad es que es una reflexion super básica pero real.

© Juan Pablo Montalva

Hace poco tiempo estuviste en Chile. En tu paso, ¿qué quedó en tu retina sobre la escena actual de la fotografía nacional?

La escena publicitaria está rara. La copia ha hecho estragos en los artistas de la fotografía y eso es sumamente complicado.  Por otro lado es más complejo aun cuando los que te piden copiar son los que te pagan…entonces, ¿qué hacer? No puedes culpar a los artistas, ellos necesitan comer, pagar las cuentas y el equipo. El tema es que esa dinámica termina por borrar cualquier mínima intención de poder crear algo y es así cuando después vas a una exposición en Chile y ves que tus colegas para crear las imágenes para la exposición han realizado una foto propia “pero usando una referencia” de otro fotógrafo de otro país. Wtf!

© Juan Pablo Montalva

¿Algún ejemplo concreto?

Acabo de ver una campaña en la cual usaron el maquillaje, el look y el acting de de una foto de Inez van lamsweerde y Vinoodh Matadin, por nombrarte una, pero hay cientos. Desde mi punto de vista eso no debiera ser, eso es mentir, pero veo esto en toda la industria y es lamentable porque creo que como artistas es importante -a partir de una referencia que el cliente te entrega- poder hacer una buena “devolución” con un poco de amor y alma en el trabajo. Falta eso, amor a lo que hacemos. Un amigo fotógrafo chileno siempre me dice, “Juan Pablo, no te compliques, entrégale lo que ellos desean y chao, da igual si es feo o es una copia o está mal ejecutado”, pero me pregunto, ¿por qué debiera ser así eso?  ¿Por qué debiera estar todo medido por esa vara?

Difíciles cuestionamientos y aunque puedan ser muchas las razones políticamente correctas, sabemos sin duda que lo monetario pesa y manda…

No, perdón, que exista eso, no tiene nada que ver con que sea correcto, y creo que es precisamente ésa la regla que como sociedad nos ha destruido, donde todo da lo mismo, donde el dinero manda, donde el que paga tiene la razón… ¿por qué? ¿Por qué tiene dinero?  Ya sé que planteo y me meto en un limbo utópico, pero entiendo que nuestros trabajos no deberían ser medidos con esos parámetros o al menos, no siempre. Yo adecúo mis valores a pequeños clientes que desean hacer algo interesante, creo que en el corto o largo plazo, el cliente entenderá que su trabajo quedará mejor cuando le de una pequeña entrada a los artistas, a tener un buen director de arte que pueda aportar algo de lo que sabe y de lo que le alucina. Mira la nueva campaña mundial de Levi´s, la hizo un chico de 23 años y no se parece a nada, o sea, Levi´s hace el searching y le dice al fotógrafo: “Juegue”.

© Juan Pablo Montalva

Pero hay esperanzas ¿no?

Claro, y estoy esperanzado en las nuevas camadas de fotógrafos. Me gustan Álvaro Puentes, Rocio Aguirre, Olivia Larraín y Rod. Les va a ser difícil trabajar si el mercado continúa así, pero si hay algun cliente que le desea dar a su trabajo un valor agregado, seguro recurrirá a alguno de ellos.

Ya hablamos de la industria en Chile. ¿Qué pasa con Nueva York? ¿Cuáles son tus retos creativos en esta ciudad que no para?

Mis principales desafios están ligados a no perder el rumbo y tratar de saber identificar bien cual es mi trabajo realmente, no salirme de ahí para poder entrar al medio. La escena de Nueva York, la de Paris o Londres principalmente premia o levanta a los fotógrafos o artistas que en general  tienen un look propio y consistente respecto a las luces y la película que ocupas, la dirección y la elección de los modelos, etc. Después hay que tener paciencia ya que es un camino largo que no necesariamente llegará a puerto, ya que no porque tu trabajo sea bueno significa que trabajarás, para eso se tienen que conjugar muchas cosas, puede ser que suceda y puede ser que no. No todos los buenos fotografos trabajan.

© Juan Pablo Montalva

El nivel de competencia imagino debe ser tremendo…

La verdad es que sí, la competencia es enorme, esto me hace tratar de desarrollar un trabajo más depurado y sintético, me permite conectarme más conmigo mismo pues si piensas lo único que puede hacer tu trabajo único, es tu propio eco. Patricia May en uno de sus libros plantea que “somos seres especialmente parecidos entre nosotros, con universos únicos dentro de cada uno”. Creo que si puedes desarrollar eso, o por lo menos conectarte un poco a esa verdad, algo bueno saldrá o por lo menos, algo honesto.

En términos personales o profesionales, ¿cuál ha sido tu proyecto predilecto?

Lejos mi proyecto de vida, me gusta tener buenos amigos cuidarlos y que me cuiden. No mido en lo absoluto mi felicidad o mi éxito con mi trabajo.

© Juan Pablo Montalva

Para terminar, ¿cuáles son tus planes presentes y futuros?

Estoy con varios proyectos chiquitos, no deseo contarlos para que resulten. Soy superticioso, pero por lo pronto busco recursos para un librito sobre Viña del Mar, mi ciudad natal. Planes futuros no tengo a largo plazo, vivo el dia a día, voy como gitano por la vida, como el amigo de Snoopy, pavimento y busco los caminos para moverme de un lado a otro sin mucha complicación.

Enlaces: www.juanpablomontalva.com – www.juanpablomontalva.com/blog

No Hay Más Artículos