Jonathan Jacobsen (22) vive en Quintero, Chile, y está a punto de titularse como diseñador gráfico, disciplina que se complementa con su carrera autodidacta como fotógrafo, una aventura que comenzó hace aproximadamente siete años. Según nos cuenta lleva una doble vida: una introvertida y otra extrovertida. La primera y principal es ermitaña. Comienza con una gran lucha por despertar, de alguna forma siempre espera un rato para estar seguro de que lo ha hecho. Como vive lejos de la universidad –a una hora y fracción- se lava los dientes mientras ve cómo amanece. Entonces desayuna y parte a clases. “Algo importante de mi día normal es el viaje. Suelo trasladarme de una ciudad a otra, y el bus ya casi es un espacio de trabajo para inspirarme y encontrarme con nuevas ideas”, dice. Entretanto, Jonathan escucha música, contempla el hermoso paisaje de Quintero y lanza preguntas al aire. “Algunas aciertan y se convierten en fotos”, explica.Llegando a casa está casi todo el tiempo frente al computador, viendo fotos y editando. Deja de hacerlo sólo para descansar y tomar el té con sus padres. Luego como un rito continúa siempre y cuando no tenga que terminar trabajos académicos. Pero son sus días libres, los que extrañamente más disfruta. Tiene la oportunidad de hacer realidad todo aquello que fue planeando en sus viajes mediante autorretratos. Una modalidad que muta los fines de semana.

Sábado y domingo son destinados a la capital, a Santiago de Chile, a su segunda vida. “Casi todos mis amigos son de allá, así que me alimento de sus palabras, de la naturaleza y también del paisaje”, señala. Es en la ciudad donde Jacobsen fotografía a terceros, hace editoriales de moda y retratos, aquí es donde su arte se abre al mundo y también a esta conversación con nosotros.

Jonathan, entiendo que a los 15 años diste tus primeros indicios de apego por lo artístico…

Los 15 años son esa etapa donde sientes que estás parado sobre un tejado de vidrio. No sabía qué hacer con mi vida y la fotografía llegó hacia mí por coincidencias y el incentivo de mi profesora de Arte. Comencé a ganar concursos de fotografía y sentía que estaba aprendiendo un lenguaje nuevo con el cuál podía expresarme mucho mejor que con palabras.

En esta ruta de autoexpresión fotográfica, ¿qué tanto te ha ayudado tu educación como diseñador?

Más que en cosas formales o en técnicas digitales, aprendí mucho sobre la observación… sobre volver al origen de las cosas y encontrarse con aquello que uno cree que ve. Mis clases de Historia del Arte fueron esenciales en esto, ahí aprendí a relacionar, hacer analogías, comparar y a encontrar inspiración en lo efímero del presente.

Hay mucha magia, arrojo y sensibilidad en tus imágenes. ¿Qué te apasiona de esta profesión y de la posibilidad de estar en contacto con gente de múltiples esferas creativas?

Amo hacer metáforas desde lo que vivo. La mejor parte es concretar el camino de energía que pasa desde tu cabeza hacia las manos, es ahí donde uno puede volar y crear. Además admiro mucho a las personas que a partir de lo inerte crean vida y nuevas historias.

Tu portafolio destaca por la configuración de escenografías surrealistas que parecen trasladarnos a otros mundos, a tus mundos…

Los escenarios surreales son sólo las interpretaciones mentales o traducciones que obtengo desde lo cotidiano. Cada imagen nace desde algo que vi, pero en la traducción de este lenguaje personal, las posibilidades se hacen eternas como en los sueños.

¿Has explorado otras áreas que no sean visuales?

Cuando no son fotos, son textos, me gusta escribir escenarios con letras. He tratado con música, pero necesito estudiar más en ese ámbito.

Volviendo a las imágenes. Si pudieras definir tu estilo cómo lo harías…

Complicado, pero podría ser “realista mágico”. A veces digo “surreal”, pero ¿acaso ver flores salir desde los surcos del cemento no lo es? Depende cómo se le mire, ¿qué es la realidad al final?

Algo que parece jamás develaremos… Al principio hablabas de tus viajes en bus, en ellos pareces entretejer episodios fotográficos, ¿qué inspiraciones vienen a tu mente en este lapsus de tiempo?

Todo puede inspirar a una foto, algo que viví, una pregunta, algún sentimiento, siempre y cuando se presente aquel “click” mental. En mis viajes en bus salen muchos de mis autorretratos. Aquí también reflexiono acerca de lo que veo en las imágenes diarias de blogs, revistas y editoriales de moda. Ahora uso mucho Tumblr como fuente de recursos visuales.

¿Algún referente que personalice tus ambiciones artísticas?

Principalmente me inspiro en el trabajo de Eugenio Recuenco, Solve Sundsbo, Caravaggio, Björk, PJ Harvey, M/M Paris e Inez Van Lamsweerde; Vinoodh Matadin. Por decir algunos.

¿Dirías que hay una intención detrás de tus fotografías?

Siempre trato de transmitir sentimientos en metáforas visuales, que permitan al receptor el espacio para la contemplación y la interpretación, la observación de los colores, las historias que se cuentan, los diálogos. Entrego una traducción metafórica de mi vida como expresión, pero hay otro mundo paralelo que es la interpretación del receptor. Algo así como Plutón y Caronte.

Supongo que tienes tus técnicas y procesos definidos desde hace tiempo… ¿qué podrías contarnos al respecto?

Dependiendo de la imagen hay dos maneras. La primera se basa en el trabajo personal donde analizo episodios de mi vida y escucho historias de otros; a veces hasta una frase puede desencadenar toda una historia en la foto. Me gusta observar lo surreal de las cosas cotidianas, es ahí donde mi trabajo nace.

¿Y la segunda?

La segunda es cuando se trata de colaboraciones, allí existe un trabajo más cuidadoso, porque es la cabeza de uno la que se abre para compartir, pero hay que hacerlo con las palabras adecuadas para que se entiendan. Se analizan conceptos, observamos colores que evoquen y referencias de fotos que ya se hayan hecho que se acercan a lo que queremos hacer.

Ya que te has movilizado en el mercado chileno con gran éxito. ¿Cómo visualizas la escena actual de la fotografía en nuestro país?

Veo más interés por parte de los jóvenes, a la hora de usar la fotografía como un medio de expresión. Cada vez nos acercamos más al aprecio del arte en el país.

¿Y comercialmente?

Comercialmente, siento que cada vez hay mayor fineza en la calidad de las imágenes. De a poco veo cómo las revistas se atreven a más, aunque todavía falta mucho para que experimenten con las herramientas digitales y la interacción de éstas con el usuario (Apelo meramente a las editoriales, que es donde he estado más tiempo jugando).

En este sentido, ¿crees que el reto creativo en los medios nacionales es de poca exigencia?

No he tenido muchos desafíos en el mercado, de hecho, es casi nulo o no le he tomado el peso. Todavía no estoy en tiempos de lanzarme a competir con otros, solamente quiero disfrutar…

Se nota que tu trabajo está hecho con afecto, con ganas, y eso es algo que realmente se agradece. Hasta ahora, ¿cuál de tus proyectos ha sido tu favorito tanto en su concepción como en su realización?

“A par tar” es un librito que hice hace casi un año, fueron veinte copias de trabajo inédito que se basó en el autorretrato y la experiencia de haber terminado una relación por primera vez. Creo que ha sido uno de los proyectos que más satisfacciones me ha dado, debido a que pude expresar mucho en cada imagen utilizando sólo mi cuerpo y una pared que se mantenía constante. El resto sólo era la retórica de cada imagen que se complementaba con textos. Un gran logro en mi trabajo como autorretratista. Ahora en términos comerciales, las apariciones en revistas y mi primera editorial de moda han sido grandes logros también, pero celebrados desde otra perspectiva, con la familia y los amigos… son metas donde todos mis cercanos participan.

Hoy, qué objetivos mueven a Jonathan Jacobsen…

Actualmente estoy en la construcción de mi proyecto de título para recibirme como diseñador gráfico. Estoy trabajando con la fotografía como un modo de volver tangible lo intangible de la ciudad de Valparaíso. Ha sido harto trabajo, ya que las imágenes requieren de producción, y a su vez, tengo que elaborar el diseño que contendrá estas fotografías.

Enlace: www.flickr.com/photos/loganart

No Hay Más Artículos