Tras estudiar diseño multimedia en Ámsterdam, y luego de un fuerte cuadro de depresión o burn-out, Jeanique Kats inició en 2008 un interesante proyecto de autorretratos bautizado como “365 días”. Tal fue el éxito de esta serie que decidió continuar este trabajo con su recientemente finalizada “52 semanas” o una fotografía por semana. Hoy Jeanique vive con su novio Emiel, su perro Benthe y dos gatos -Sterre y Koika- en Alkmaar una bella localidad neerlandesa. Sentada en su sofá con su antiguo PowerBook sobre el regazo, hablamos con esta joven de 25 años sobre la importancia terapéutica de la fotografía y sus autorretratos, un diario de vida en imágenes que sin duda nos sumerge en su mundo: puro, extravagante, intenso y lleno de vida.

©Jeanique Kats

Jeanique,  tengo entendido que tu experiencia estudiantil no fue de las mejores…

Fue un desastre. En serio. Lo único que sabía era “esta escuela estrangula mi creatividad”.

¿Por qué?

Verás, tengo una especie de autismo y fue muy duro para mí trabajar en equipo con mis compañeros de clase. Desde mi perspectiva, ellos no entendían mi visión en absoluto, y en su opinión, yo no los comprendía. Me resultaba muy difícil crear cosas que no me gustaban. Yo no podía estar en un equipo donde se debía hacer concesiones. Tenía mi propio plan y por mi autismo me resultaba muy difícil cambiarlo…

©Jeanique Kats

Y cómo enfrentas estos problemas…

En mi último año me decidí por una especialidad en el plano audiovisual y me gradué con un documental sobre mi vida. Me tomó cinco años, en vez de los cuatro a los que aspiraba en la escuela, una razón por la que no me gustaba el lugar y odiaba no poder encontrar otra cosa qué hacer. Tenía tanta creatividad en mi cabeza y no podía demostrarla. Necesitaba una herramienta. Fue entonces cuando después de la graduación -cansada del documental- inicié un estudio para convertirme en dramaterapista, un sueño que después de dos meses se rompió. Tuve ataques de pánico, no podía pensar o sentir. Estaba tan cansada. Había descuidado mi depresión desde hacía años, no pude más, así que mi novio, Emiel, me dijo: “Vas a salir de esta escuela, a quedarte en casa y a descansar”, y así lo hice. Durante casi un año no hice nada.

©Jeanique Kats

Supongo que fue en este tránsito cuando finalmente te enfocaste en la fotografía…

Claro, y así nació mi proyecto “365 días”. Hacer autorretratos sólo para mantenerme ocupada en algo fue la mejor decisión que he tomado hasta ahora, se transformó en una terapia ya que con la única persona que tenía que tratar ahora era conmigo misma. Estoy muy contenta de que en mi país exista una subvención para las personas que están enfermas y no son capaces de trabajar como yo. Esto me ayudó a recuperarme. Estoy casi en el punto de empezar a trabajar como fotógrafa profesional, pero no quiero apresurar las cosas.

©Jeanique Kats

Dime, ¿qué ha significado para ti esta disciplina como dimensión creativa y sanadora?

La fotografía me ha dado la posibilidad de contar una historia y compartirla con el mundo. Hacer autorretratos me cura, es como una especie de diario que creo también puede ayudar a otras personas, especialmente en su procesamiento emocional.

©Jeanique Kats

En el caso de “365 días” quizás el factor terapéutico ha sido mucho mayor….

Así es, a pesar de que estaba tan mal anímicamente durante su desarrollo siempre mantuve la esperanza por una vida mejor, para ver un día soleado en vez de uno nublado y lluvioso. Soy una luchadora que no se da por vencida fácilmente.  Esperaba, que alguien al ver mi proyecto “365 días” pensara: “Si ella puede hacerlo, ¿por qué yo no?”. Quería que otras personas supieran que las cosas siempre pueden ser mejores. Mi inspiración eran las cosas pequeñas, las ideas, no de otros artistas, sino las propias.

¿El proyecto WhereisJeanique.com tiene algo que ver con “365 días”?

Exactamente. Lo hice en el verano de 2009 durante mi proyecto “365 días”. Necesitaba tener unas vacaciones de verano, pero quería seguir publicando algo todos los días. Así comencé WhereisJeanique.com. Recogí 40 autorretratos de “365 días” y los coloqué en varios marcos. Durante mi viaje a través de Francia, tomé varias fotografías con mi teléfono móvil y las envié con su correspondiente GPS a Whereisjeanique.com para que todos pudieran ver donde estaba en ese momento.

©Jeanique Kats

Profundicemos un poco en tu proceso creativo, ¿qué ítem crees que tiene un mayor valor en tus autorretratos?

Lo primero que tengo en cuenta es el maquillaje ya que para tomar autorretratos necesito crear diferentes personalidades, de lo contrario sería muy aburrido para los espectadores. El maquillaje a un mismo tiempo me ayuda a contar una historia, jugar con colores, con mi rostro como si se tratara de un lienzo.

A la hora de tomar las fotos, ¿tienes alguna técnica en particular?

Sólo coloco mi cámara en un trípode y pongo a prueba la luz. Para fotografiar uso un control remoto, considero que es lo mejor cuando se trata de tomar autorretratos. Entonces después simplemente disparo…

©Jeanique Kats

¿Cuál crees que es el sello característico de tus imágenes?

Mi estilo es muy simple, se basa en mi rostro, mis ojos y mi mirada. Creo que mi “marca” es el uso de colores vivos y brillantes, la captura de la luz, un poco de mi alma.

¿Tienes límites en la utilización de una herramienta como Photoshop?

Photoshop es muy importante en mi trabajo, sobre todo porque tengo una cámara simple y el programa me ayuda a obtener los colores y la iluminación precisa. Sin embargo, pienso que tiene que existir una frontera y el límite de mi proceso de edición termina con la eliminación de vello facial, las espinillas o el cambio de los colores; nunca lo utilizaría para cambiar mi cuerpo, hacerme más delgada, transformar mi línea de la mandíbula, la nariz o las orejas.

©Jeanique Kats

¿Te gustaría trabajar con modelos?

Quizá lo haga en el futuro pues cuando se trata de modelos me encantan las pelirrojas de piel pálida con muchas pecas, ojos y labios grandes, pero por el momento siento que mi fuerte son los autorretratos y tengo varias ideas para ellos…

Has finalizado “52 semanas”. ¿Qué viene ahora?

Ahora puedo hacer planes para una nueva Whereisjeanique, pero diferente a la que hice en Francia o Ámsterdam. También estoy realizando con mi novio Emiel su propio proyecto de “52 semanas”, la mayor parte de la idea es una co-creación así es que tomo un retrato semanal de él. Es divertido, me ayuda a practicar con otras personas, él es un muy buen modelo para disparar. Hemos subido la semana cuatro y se puede ver en www.flickr.com/photos/emieldejager.

Enlace: www.ilovejeanique.com

No Hay Más Artículos