El Burlesque es una temática apasionante. Su historia se remonta a la Comedia dell’Arte, espectáculo teatral, que desde el siglo XIX, combina parodia y erotismo con las raíces del Music Hall y el Vodevil. En su puesta en escena, actrices y cantantes utilizaban bellos trajes enfocados en revelar sus formas femeninas. Diálogos sexys, humor y escenarios vistosos, eran una constante en este tipo de teatro paródico y satírico. Hoy, elegancia, comedia, desnudo y performances para todos los gustos, causan furor en tierras europeas, donde este género sigue vigente, conocido y presentado como Neo Burlesque. Por estos días suena fuerte el nombre de una de sus divas: Janet Fischietto. Con su piel de porcelana, su figura escultural e histrionismo tan peculiar, esta italiana se ha ganado un sólido espacio en la glamorosa escena del burlesque milanés.

Janet Fischietto divide sus días entre sus cursos en la Nuova Accademia Di Belle Arti Milano (NABA), su trabajo como artista del maquillaje y sus clases de danza y coreografía. Es una mujer informada y versátil, y sobre todo una buena conversadora. Durante esta entrevista parte contándonos de su cotidianidad en Milán, Italia. No se despierta muy temprano pues le gusta combinar el desayuno y el almuerzo para preparar sus platos vegetarianos favoritos, y como la mayoría de los mortales, no empieza su día sin una buena taza de café. Pronto chequea su e-mail e inmediatamente se lanza a la investigación y el diseño de sus outfits y maquillajes, los que organiza sagradamente para utilizar en determinados shows y secciones fotográficas.

Janet,  ¿en qué momento  tomas contacto con el seductor universo del Burlesque?

Fue hace tres años atrás mediante el contacto con la agencia Voodoo De luxe, con la cual trabajo hasta el día de hoy. Mi pasión por el Burlesque nace en aquel período, un momento muy importante para mi, en el que estaba escribiendo mi tesis titulada “Metamorphosis of disguise” (La Metamorfosis del Disfraz) en la que hablo sobre artistas del pasado que a través de su cuerpo y con la ayuda de trajes y maquillaje, juegan a personificar a caracteres que eran una especie de paralelo a su vida cotidiana, un alter ego. Encontré a muchos artistas burlesque de diferentes orígenes y destacados por su diversidad de talentos: bailarines, acróbatas de circo, cantantes, espías en uniforme y soubrettes, entre otros. Incluso hubo hombres que se vestían como mujeres y después de sus actuaciones demostraban su aspecto real, dejando al público atónito.

Qué características llamaron tu atención sobre el género…

Algo que me impactó inmediatamente del Burlesque fue la idea de trabajar con el arte de sorprender, encantando al público al ser capaz de transportarlos hacia nuevas atmósferas y experiencias. En el Burlesque lo más genuino de la comedia y la sensualidad se mezcla en dosis adecuadas. Esta es una de esas habilidades que hace a un artista único, junto con las características seleccionadas para crear tu propio personaje, por supuesto.

¿Y cuál crees que es la diferencia entre el Burlesque y el Striptease? ¿O simplemente no la hay?

Las palabras “Burlesque” y “Tease” son muy compatibles. Burlesque significa divertirse, jugar, bromear y “tease” es una especie de coqueteo íntimo, más cercano y sensual: es exactamente la combinación de la que te hablaba hace un momento…

En tu show, el circo aparece como una inspiración constante en tus personajes. ¿Por qué eliges este concepto?

Cada uno de mis personajes ha sido diseñado e inspirado para recordar la atmósfera del circo y más precisamente a los shows “paralelos” de aquella era, también llamados “el otro circo”, tiendas de campaña donde se presentaban números realizados por “freaks” o por personajes con características físicas no naturales como la mujer barbuda, los siameses, el hombre elefante, la mujer tatuada y los enanos. Ellos llegaron a América, especialmente a finales del 1800 y comienzos de 1900. En mis shows es muy importante el aspecto zoomórfico: la encantadora de serpientes, el domador de tigres y el indio americano que se transforma en águila.  De hecho, amo a los animales y tengo tatuados dos hermosos felinos en mi pecho.

La idea de crear tus propios outfits me parece espectacular. ¿Cuáles son tus directrices en cuanto a la moda?

Me encanta mezclar lo vintage con lo contemporáneo. Es un “must” tener esta variedad y con mucho gusto le doy la bienvenida en mi armario, pero siempre con algunos cambios personales: turbantes, vestidos de encaje, terciopelo y paiettes.

Cuando estás en el escenario ¿cómo describirías tu relación con el público?

Poco antes de subir a escena, existe un ambiente de mucha concentración y trato de mirar la forma en que las personas están esperando por mí en la audiencia. Una vez que estoy en el escenario, siento una especie de explosión en el pecho que trato de dosificar durante todo el show. Es una gran sensación dada por la energía que nace al compartir con el público que grita, aplaude y vocifera tu nombre. Doy gracias a ellos por la posibilidad de entretenerlos a través de este arte y compartir sentimientos y emociones que pertenecen a épocas lejanas.

¿Qué opinas de la noche milanesa actual?

La vida nocturna en Milán acaba de conocer el fenómeno del Burlesque, así como el resto de Italia. Milán, sin embargo, se sabe es el receptáculo de todas las nuevas tendencias en moda, música y teatro. Creo que es una ciudad caótica, llena de clubes ruidosos, en la que se hace absolutamente necesario una atmósfera más relajada, capaz para ofrecer al mismo tiempo espectáculos, buena compañía, glamour vintage y poco convencional.

¿Existe algún club dedicado solamente al Burlesque?

¡Qué bueno que preguntas! El 22 de enero, se abrirá en Milán, y por primera vez en Italia, un lugar completamente dedicado al Burlesque llamado Royal Burlesque-Salon Parisien. ¿Será éste el comienzo de una nueva experiencia italiana de Vodevil-Burlesque? ¡Ojalá!

¿Qué proyectos te esperan este 2011?

Por encargo de una red italiana, estoy trabajando en un documental autobiográfico, que creo que saldrá en febrero. Siempre trabajo en mi vestuario, en las coreografías y me gustaría comenzar lo más pronto posible mi proyecto para el taller de maquillaje de época, siendo un artista de maquillaje que se especializa en esta dirección. Para crecer como artista e intérprete, debo mezclar todas las herramientas que tengo, así es que el año que viene, si todo va bien, voy a terminar mi maestría y a partir de ese momento, habrá un montón de nuevas perspectivas para mí. ¡Puedo sentirlo!

Enlace: www.thecircuslady.com

No Hay Más Artículos