Convertido en todo un ícono de la fotografía en Milán, el español Diego Díaz Marín cuenta con un estilo definido que lo ha empoderado como uno de los profesionales favoritos de la moda italiana. Actualmente, Diego vive en Florencia. A diario, viaja a distintos puntos de la ciudad europea para buscar localizaciones y realizar impactantes sesiones en las que siempre apuesta por una estética vintage vinculada a los años setentas. A sus 24 años, este profesional oriundo de Torre del Mar (Málaga), ya ha sido destacado en Vogue y a pesar de tener un trabajo que le ocupa casi todo su tiempo -como Diseñador Gráfico en Roberto Cavalli- continúa explorando en este arte al que considera su gran amor platónico. No obstante, sueña con asentarse en Torre del Mar, el lugar que inspira a esa luz mágica que parece inundar su arte fotográfico.

Diego, el paisaje de Torre del Mar es hipnótico. ¿Extrañas tu hogar?

Mucho. Cuando estoy en Torre del Mar, aprovecho para estar con mi familia y mis amigos, pero con tanto trabajo no puedo ir casi nunca. Cuando puedo visitarlos, aprovecho para re-acariciarme de inspiración, cuando estoy allí parezco un turista más, estoy detrás de todos los detalles, mirando los colores, la luz y los movimientos de las personas, porque desde que vivo fuera de España, lo que más me inspira es mi tierra…

Entre tanto estimulo visual, ¿cómo surgió tu amor por la fotografía?

Mi interés por la fotografía viene desde que era muy pequeño. Cuando tenía 8 años mi padre me instalo Photoshop en el computador; pasaba días haciendo montajes con las imágenes que venían de ejemplo, porque no tenía cámara. Y como un juego empecé a hacer fotos desde que tenía 10 años.

Mujeres y hombres sensuales y con carácter, abundan en tus fotografías. ¿Te atrae lograr este efecto animal?

Lo que más me gusta es reflejar una femineidad y masculinidad fuerte. De raza, casi fuera de lugar, rozando lo excéntrico.

¿Qué inspira el proceso previo a tan atrayente resultado?

Mi proceso creativo es un poco largo, primero tengo que encontrar algún tema que me apasione realmente, que es lo más difícil. Puedo estar meses dándole vueltas. Y una vez que lo encuentro ya es fácil, hago las fotos, y después las retoco, que es lo que más me gusta.

Has desarrollado catálogos para Just Cavalli, sesiones y campañas para Faint Mag y Schield Collection. ¿Qué te sedujo de la moda como concepto?

Me gusta mucho el mundo de la moda, de hecho trabajo todos los días en él, pero me da un poco de miedo entrar en un círculo muy comercial.

¿Por qué?

Soy muy celoso de mi estilo y de mis fotos, prefiero mantener mi independencia. Trabajar menos, pero sólo en lo que me apasione.

De tus últimos trabajos, ¿cuál es tu favorito?

De mis sesiones de fotos, mi preferida es “Axarquic Lady”, porque refleja todos mis temas preferidos. Se trata de una mujer andaluza, muy llegada a la religión, pero siempre sensual y excéntrica. ¡Sin duda, son las fotos de las que estoy más orgulloso! Las hice con la modelo Fabiola Gómez, que es muy amiga mía, así es que las ideas y las fotos venían solas.

A nivel editorial, ¿qué opinas del nivel fotográfico de tus congéneres?

Creo que no soy nadie para juzgar eso, es cuestión de gustos. Pero últimamente cuando veo las revistas de moda las sesiones de fotos que más llaman mi atención son de revistas españolas, creo que están dando un gran salto de calidad.

¿Algún sueño que anhelas realizar en el corto o largo plazo?

Simplemente seguir adelante haciendo lo que me apasiona…

Enlace: www.diegodiazfashionphotographer.com

No Hay Más Artículos