Melancolía, alegría, tristeza; días de fiesta y también de silencio, son algunas de las sensaciones que evoca la obra de la fotógrafa italiana Anna Morosini (23), una artista con gran capacidad para capturar momentos en la cima de la inocencia, sin darse cuenta de cómo el lente de su cámara invade un momento íntimo de la vida de algún anónimo, incluso de ella misma. Cuando era una niña Anna recuerda que su padre solía fotografiarla a ella y al resto de su familia. No ha podido olvidar aquellos instantes y sacarlos de su retina, así es que también se ha abocado a la tarea de capturar a sus más cercanos, madurando en el camino en cuanto a su estilo y técnica. El resultado es un trabajo que ha llamado la atención de varios medios internacionales quienes han destacado el potencial de Anna y el carácter decidido e hipnótico de sus fotos, en las que suele retratan cuerpos en momentos privados, con luz filtrándose cálidamente a través de las cortinas, para hacer de los contornos algo intangible, ligeramente desvanecido, al igual que los recuerdos.

© Anna Morosini

Anna, en tu obra hay un apego visceral al momento, una atención espasmódica a los detalles, al ángulo de cámara, las luces y las sombras que conducen a la búsqueda de una imagen perfecta. ¿Cómo sientes que debe ser este escenario en tu exploración artística?

Debe ser pictórico y elegante. Creo que mi investigación fotográfica se define a través imágenes que nacen como recuerdos o sueños… algo que aparece todos los días a primera vista, pero que oculta -a menudo y no muy bien- algo detrás. Algo oscuro y maravilloso.

© Anna Morosini

¿Qué deseas producir en el espectador a través de tan onírica composición visual?

Lo que quiero es generar un sentimiento, una sensación, una emoción. Eso es probablemente diferente para cada persona que visita mis imágenes, al igual que un sonido, un olor o un sueño.

© Anna Morosini

¿En qué te inspiras para lograrlo?

Me inspiro en mis recuerdos personales, en la música que escucho o en las diferentes estaciones y el tiempo que yace fuera de mi ventana para hacer mis fotos.

© Anna Morosini

Tienes un gran amor por las polaroids. En Italia, ¿qué tipo de aprendizaje existe en cuanto a técnica?

Creo que aquí en Italia todo el mundo que tiene una costosa cámara digital debe pensar que podrá ser un fotógrafo o un buen artista. Esto ocurre porque tenemos tantas y tan terribles “Escuelas de Fotografía”… todas privadas y realmente inútiles. El Gobierno no gasta dinero en promover la fotografía y las artes en general, por lo que es muy difícil aprender a expresarnos como artistas jóvenes y emergentes.

© Anna Morosini - "From a Dream"

Lamentable teniendo en cuenta de que en Latinoamérica se considera a Italia como una cuna cultural que alimenta todo tipo de arte constantemente. Entonces, la experimentación personal ha sido de gran ayuda para ti y también la posibilidad de difundir tu trabajo en un colectivo como el de Shoot Me 10 Times. ¿Qué pensaste respecto a este proyecto una vez que fuiste invitada a integrarlo?

Me encantó que fuésemos invitadas mujeres de diversos lugares de todo el mundo. Creo que es una buena manera de buscar y encontrar lo “único” en cada uno de nosotros, cuán diferente y particular puede llegar a ser una mujer; cuánta profundidad radica en el significado de “ser mujer”, y qué es eso que hace que cada uno de nosotros esté ligado al resto de alguna forma.

© Anna Morosini - "From a Dream"

¿Qué tanto crees que influye el aspecto geográfico en una propuesta de este tipo?

Creo que los lugares, -los paisajes, las casas, las calles, los sabores, las personas y los cielos- realmente influyen -y mucho- en nuestra manera de ver e imaginar las cosas así como en nuestra forma de representar algo en la fotografía. Pero también estoy convencida de que nuestro mundo interior crece de manera independiente al lugar donde vivimos.

© Anna Morosini

¿Te ha servido para reafirmar este pensamiento la posibilidad de observar el trabajo del resto de las fotógrafas en torno al tema “From a Dream”?

Claro, la comparación es siempre una buena oportunidad para abrir nuestro punto de vista y aprender. No siempre es sencillo, tal vez tenemos que poner en tela de juicio antes de encontrar una conexión real al lado de la simple apreciación del trabajo del otro, pero cuando sucede es uno de los más preciosos instantes que un artista puede compartir.

© Anna Morosini

¿Qué otras apuestas ocupan tu tiempo por estos días?

Fundé un proyecto llamado Fourlines (www.fourlines.it) con otros tres sorprendentes fotógrafos italianos y estoy haciendo una interesante colaboración con un gran diseñador de joyas (www.notjustalabel.com/mario_salvucci). Además, estoy trabajando para una serie de imágenes con la cámara de mi abuelo, que se basa en la idea de usar mi manera de ver a través de fotografías en busca de sus palabras (sus lugares, su ropa, sus hábitos y conductas), es un proyecto muy íntimo.

Enlace: www.flickr.com/photos/a_morosini

No Hay Más Artículos