Actualmente radicada en Milán, Anna Lucylle Taschini se ha desempeñado durante los últimos diez años como Directora de Arte en importantes agencias de publicidad. Sin embargo, la fotografía es el medio creativo que le permite jugar y experimentar libremente con las ideas y tratamientos que no funcionan para sus clientes habituales, transformándose en una disciplina donde la toma de decisiones corre por su cuenta.

© Anna Lucylle

Anna, la dirección de arte tiene fama de ser una de las profesiones más extenuantes del medio, ¿es así?

Es un trabajo que no tiene horarios, siempre en casos especiales o de emergencia tengo que estar ahí, así es que nunca se cuándo podré salir de la agencia. Suena estresante y claramente lo es, pero es el tipo de ambiente agitado en el cual prefiero trabajar.

¿En qué momento te das el tiempo para dedicarte a la fotografía? ¿Cómo te organizas?

Durante el día trato de tener momentos de relajo entre mis tareas, en los cuales busco inspiración visual a través de una película, una editorial en una revista o en Tumblr. Si tengo alguna sesión planeada, estaré ocupada haciendo bocetos para inspirarme, estos me ayudarán a la hora de la sesión pre visualizando los conceptos para comunicarlos a la gente involucrada. En cuanto a la edición y post producción generalmente se realizan en el día -aunque también en la noche- después son planeadas de antemano tanto el estilo de la sesión como la cantidad de postproducción involucrada en el proyecto.

¿Cuándo te transformas en una ávida consumidora de arte visual?

Comencé en el tema fotográfico en el 2000, cuando las cámaras digitales tuvieron una relación de precio – calidad aceptable. La idea era obtener material para mi trabajo en dirección de arte, pero después fui apreciando la fotografía por sí misma. Experimentaba principalmente utilizando luz natural y reflectores, pero a medida que lo hacía me fui dando cuenta que no era suficiente para obtener los resultados que quería. Como la mayoría de mi trabajo personal involucra gente y crear escenarios con un estilo especifico, necesitaba una forma precisa y versátil de iluminación que me permitiera traer el look perfecto, así es que me vi obligada en invertir en iluminación para poder tener acceso a las infinitas posibilidades en este ámbito.

Y en este trayecto de exploración, ¿tomaste clases de fotografía?

Sí, durante los 90`s como parte de mi educación en Dirección de arte, pero nada impresionante, nos enseñaban que la fotografía de estudio es un proceso caro que requería una gran inversión inicial. Así es que resultó que a través del autoaprendizaje logré obtener conocimiento leyendo libros, investigando on line, discutiendo métodos con otros entusiastas y naturalmente probando y equivocándome.

© Anna Lucylle

Entonces tu labor como Directora de Arte ha sido esencial en cuanto al tratamiento de la imagen y sus códigos visuales

Así es, además me ha dado la oportunidad de trabajar con grandes fotógrafos a los que puedo ver en acción, lo cual me es muy útil, sobre todo conversar con ellos acerca de su trabajo, algo increíblemente inspirador…

© Anna Lucylle

Dime, qué es lo que más te apasiona de la fotografía…

Yo diría que agudizar la mirada hasta el punto que logre captar los objetos, lugares o situaciones que lo demás no logran ver. Encontrar la belleza escondida es siempre una gran satisfacción.

En tu portafolio abundan escenarios construidos minuciosamente así como retratos pin up y burlesque con mucho estilo… ¿cuál crees que es tu fuerte?

Encuentro que en estos días el retrato Pin Up y los actos Burlesque son tipos de belleza no convencionales para los estándares de hoy. Uno de mis aciertos fotográficos ha sido siempre tratar de capturar cómo la gente normal puede llegar a sobresalir transformando su personalidad o exagerando sus rasgos. Irónicamente, lo que antes era considerado embarazoso o degradante para una mujer, (un retrato pin up principalmente era hecho para las fantasías de los hombres) hoy la ayuda a reclamar su feminidad perdida al perseguir ideales de belleza inalcanzables a los cuales las empujan la sociedad y los medios de comunicación. Yo no me considero feminista en absoluto, pero me di cuenta de que hay un enfoque un tanto feminista en mi trabajo.

© Anna Lucylle

Pero tu visión de la mujer sin duda evita caer en la fotografía comercial…

Busco crear estéticas más bizarras, trato de mostrar algo original a través de mi propia perspectiva e imaginería. Como resultado de esta mirada, la mayoría de mi trabajo personal se mueve alrededor de los detalles y en las muchas facetas y roles que la mujer ha tenido y tiene en la historia y la cultura popular. También veo la fotografía como una expresión personal de parte de la modelo, así es que me encanta capturar la esencia de las personas en los retratos, ya sea a través de lo que esté haciendo o la atmósfera que la rodea.

¿Encuentras inspiración en el trabajo de otros creadores?

Creo que mi visión se la debo profundamente a Pierre et Gilles, Erwin Olaf y Eugenio Recuenco, por la fantástica dirección de arte y el estilo de su trabajo; a Dave Hobby y Sara Lando por su espectacular capacidad e ingenio, y a Elisa Lazo de Valdez y Kate O’Brien por su trabajo conceptual que envuelve a la mujer en situaciones creativas e inusuales.

© Anna Lucylle

¿Te interesa contar una historia?

Me interesa la creación de una línea visual para el espectador que logre quizás construir una narrativa específica. Si el que está mirando las imágenes es cautivado por un momento y luego se va con esa sensación en su mente, entonces estoy satisfecha…

En esta construcción escenográfica, ¿qué rol juegan tus modelos?

Todas mis primeras modelos eran amigas cercanas, gente que conocía bien y con la cual me sentía muy cómoda. Después comencé a contactar a performers que veían mi trabajo y querían colaborar conmigo mostrando sus actos. La verdad es que he sido afortunada  al tener amigos con buena facha porque eso me permitió tener buenas imágenes, aunque eso no significa que la belleza se imponga por sobre el estilo y la creatividad, pues yo trabajo con una belleza no convencional. Siempre estoy buscando gente con actitudes o habilidades interesantes para incluir en mis imágenes…

© Anna Lucylle

Hasta ahora, ¿qué te ha dado mayores satisfacciones en términos profesionales?

El ver mis fotografías usadas en revistas comerciales como Glamour o en la versión italiana de Playboy, en artículos que describen a la mujer como fuerte e independiente. El año pasado estuve también colaborando con un fotógrafo dedicado a la fotografía de objetos para publicidad. Ese es otro camino que estoy feliz de explorar…

A nivel personal, ¿algún proyecto que aprecies de forma más íntima?

Recrear mi infancia y la de mis hermanos como un obsequio para nuestra madre: el mismo lugar, iluminación y poses pero veinte años después de que la imagen original fue tomada. Por sí misma la fotografía no dice mucho, pero al cotejarla con la original te entrega una poderosa sensación temporal y te muestra cómo el envejecimiento no logra tocar la esencia de las personas involucradas.

© Anna Lucylle

Imagino que en la tipología de imágenes con las que trabajas la edición es fundamental…

Personalmente trato de no usar herramientas de deformación, en los objetos o personajes. Si estoy haciendo un retrato para mí es muy importante, no cambiar la apariencia del sujeto. Lo que quiero no es crear algo anatómicamente imposible o una idealización humana, quiero retratar lo que se es. Aprecio a quienes no acuden a lo digital para producir efectos que pueden ser replicados en el mundo real. Por ejemplo, si tengo que poner a la modelo en un escenario surrealista o en una locación muy lejana, puedo trabajar en base a la superposición, pero nada va a ser mejor que trata de hacerlo de forma real porque los resultados son mucho más satisfactorios y convincentes.

Hoy, qué ideas tienes en mente…

En este momento estoy enfocada en encontrar otro estudio, pues se me ha hecho pequeño mi espacio actual, esto me permitirá construir sets más complejos y mayor flexibilidad lumínica. ¡Estoy muy entusiasmada!

Enlace: www.lucylle.com

No Hay Más Artículos