La artista francesa Aëla Labbé hace malabarismos entre dos mundos: la fotografía y la danza, disciplinas estrechamente ligadas a la imagen pero a un mismo tiempo contradictorias entre sí, una persigue la inmovilidad y la otra el movimiento. Esta aventura comenzó por accidente. Tras una fuerte experiencia, la imposibilidad de bailar la obligó a desprenderse unos pocos meses, tiempo en el que lentamente se interesa en las imágenes y con ello en la fotografía no solo como un nuevo medio de expresión, sino también como antídoto ante la adversidad, una forma de mejorar su perspectiva de vida en un periodo difícil y carente de creatividad.

© Aëla Labbé

No obstante, la bailarina contemporánea -quinta y última hija y orgullosa tía de seis maravillosos sobrinos- no podía prescindir de la danza, por lo que se aboca a utilizar la fotografía como una extensión de este arte basado en elementos compositivos como el cuerpo, el tiempo y el espacio, nociones que hoy quedan en evidencia en su obra donde el gesto y la emoción son toda una constante. Conversamos con Aëla Labbé respecto a esta pasión y sus grandes inspiraciones.

© Aëla Labbé

Aëla, ¿cómo compatibilizas danza y fotografía?

Mi horario es muy caótico -en realidad soy una persona muy caótica- por lo que todos mis días son muy diferentes. Puedo estar varias semanas muy ocupada en mi fotografía y otras ensayando o dando clases en una academia de baile, todo depende de los proyectos que tenga y de las tareas que se me piden.

© Aëla Labbé

En tu biografía hablas de una etapa catártica de tu vida que influyó en tu perspectiva de ambas disciplinas…

Así es, desde temprano me dedique a la danza, una pasión que me llevo a Ámsterdam donde estudié teatro y danza en la Hogeschool Voor de Kunsten por tres años.  Después de una experiencia compleja en la danza, una historia muy oscura, volví a Francia y me interesé muchísimo por la fotografía. Durante este largo periodo de recuperación donde todo parecía de mal gusto, tomar fotos me ayudó a redescubrir la belleza de la vida.

© Aëla Labbé

Te inicias prácticamente de forma autodidacta… 

Claro, aprendí lentamente acerca de los mecanismos y las técnicas, tratando y experimentando. Tomo fotos principalmente por instinto usando mis habilidades en la danza. Sé que cometo muchos errores, pero esa es la forma en la que se aprende ¿no? Si miro atrás hoy me sorprendo al ver mi obra expuesta o al ser entrevistada por ello.

© Aëla Labbé

¿Qué conexión esencial ves entre fotografía y danza?

Creo que la fotografía es como crear una coreografía con especial atención a los elementos comunes de la composición: el cuerpo, el espacio y el tiempo. En mi trabajo el lenguaje corporal y sus emociones son trascendentales.

© Aëla Labbé

Entonces, ¿sientes que la estética de tus imágenes es una extensión de tu habilidad compositiva en la danza?

La gente generalmente me dice que soy como mis fotos, ésa es la estética que he construido como persona. Amo esta cita de Rainer Maria Rilke: “Hay muchos seres humanos, pero existen muchos más rostros, para cada persona”. En este sentido “yo soy muchos” y mis fotografías son fragmentos de mi persona, pedazos de mis memorias con una dosis de paradoja y complejidad.

© Aëla Labbé

¿Cuáles dirías son los temas recurrentes de tu obra?

La infancia, la fraternidad, la nostalgia, la atemporalidad, los sueños, la melancolía, el romanticismo, el amor, el misticismo, la oscuridad, la vida y la muerte.

Y de dónde proviene tu inspiración diaria…

La inspiración me abruma, sin cesar, día y noche. Viene desde diferentes fuentes, la danza, el teatro, el cine, la pintura, la literatura, la poesía y la música, así como el lugar donde vivo, la naturaleza y los viajes. Las personas que más me inspiran son mi familia, especialmente mis sobrinos.

© Aëla Labbé

¿Qué buscas provocar a través de tus imágenes?

Crear y compartir mi visión es una necesidad y una meta por la cual camino sin vacilaciones. Busco generar emociones en las personas; resonar en sus mentes y memorias son la mejor recompensa que puedo tener.

¿Qué podrías contarnos sobre tu equipo?

Uso diferentes cámaras análogas, en general de 35mm y polaroids.

¿Utilizas Photoshop?

Edito poco o nada mis imágenes digitalizadas. Todo depende de la foto y de lo que quiera lograr. Pienso que no importa la cámara o cuanto uso le des al Photoshop, lo más importante es el resultado, lo que realmente quieres compartir.

© Aëla Labbé

Qué proyectos te tienen ocupada por estos días…

Tengo algunas presentaciones en varias revistas y proyectos que aún son secretos, una colaboración para un film quizás. También me encantaría hacer un libro y una exposición individual donde desarrollar algo más en formato instalación. En cuanto al baile, estoy trabajando en un dueto con un amigo coreógrafo y tengo otro proyecto de danza y fotografía con mis estudiantes.

Enlace: www.flickr.com/photos/aela

No Hay Más Artículos